Eco-populismo o ecología de los pueblos

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera Artículo de Guillaume Le Carbonel publicado en nuestro número 87 .

La excelente revista Elements, en su número 177 de abril-mayo de 2019, había publicado un dossier muy interesante sobre 36 familias del populismo. Ninguno hacía referencia a la ecología. ¿Fue un descuido o era algo obvio?

Definido por Alain de Benoist como una desconfianza de las clases populares hacia las élites, el populismo es hoy la base de todo análisis político. Lo sacamos todo el tiempo y en todo tipo de circunstancias. ¿Es incluso una estrategia política real? Una cosa es cierta: Mateo Salvini mostró hace muy poco los límites de este juego de incautos. Otra certeza más: el populismo ligado a la lucha electoral sigue siendo a nuestros ojos bastante insuficiente.

Es obvio que no martilleamos lo suficiente fuerte en las filas de la identidad: nuestra lucha política es una guerra a muerte contra el capital y la sociedad comercial. Esto es algo de lo que estar profundamente convencido. Se equivocan quienes piensan que es posible un reformismo de la lógica capitalista. No se reforma un sistema visceralmente mortal.

Algunos pensadores radicales han definido muy bien estos fenómenos. Nuestra sociedad posmoderna se ve socavada desde dentro por una economía en crecimiento que gira sobre sí misma. Ha pasado mucho tiempo desde que el valor de uso dio paso al valor de cambio, el sistema genera la acumulación de bienes no útiles y solo destinados a la venta. Este sistema, basado en el exceso, ya no conoce límites en ningún ámbito. Hemos entrado en la era del crecimiento por el crecimiento, de la acumulación ilimitada de capital que el fenómeno de la globalización sólo acentúa.


Serge Latouche (1) ha demostrado que la sociedad del crecimiento se basa en toda una serie de límites: en la producción (destrucción de recursos), en el consumo (creando necesidades artificialmente) o incluso en la producción de residuos.

Aquí uno que podría hacer pasar todo esto por algo secundario y, sin embargo: la política y cultural sin límites es de suma importancia. Es la destrucción metódica de todas las culturas, el borrar las fronteras y barreras que forman identidades en nombre de la homogeneidad planetaria.

Todas las costumbres y tradiciones, nos dice Hervé Juvin (2), todas las fronteras y estructuras sociales son sólo “obstáculos al libre comercio”. El capital combinado con el progresismo desenfrenado nos conduce hacia un mercado mundial de hombres.

La inmigración masiva no es un accidente. El crecimiento se basa en una creación antropológica: el homo economicus, una especie de consumidor ilimitado por adicción consumista. Solo sus intereses lo conducen, es el fruto de sus propias voluntades y deseos. Nuestro tiempo es el del advenimiento de un hombre nuevo, sin raíces, sin orígenes, sin vínculos comunitarios, nos recuerda Hervé Juvin. Lo mejor para el capital es trasladar a las personas a lugares donde hay trabajo y donde serán útiles. El capital ama a los seres humanos sólo como mercancías rentables.

Serge Latouche denuncia así lo que él llama la trampa de la globalización: su pretensión de presentarse como una cultura de todas las culturas y de ocultar sus verdaderas intenciones. La cultura universal no existe. La cultura solo existe si es plural. Asimismo, la identidad solo existe en la alteridad. Como dice Alain de Benoist, “lo universal se alcanza desde la singularidad” (3). La cultura global es un señuelo.


Latouche se burla de la “furia universalista”, un fenómeno etnocida que destruye la realidad de una sociedad humana plural. Jean-Claude Michéa nos dice algo más cuando evoca “la metafísica del progreso y el sentido de la historia” en el origen de la izquierda histórica (4): es el triunfo de la ideología de la libertad pura lo que iguala todo. Este es también el problema con las nuevas tesis transhumanistas. ¡No cometemos errores!

La inmigración que afecta a todos los países europeos es la inmigración de reemplazo destinada a reactivar económicamente las regiones que envejecen y dar cabida al “desbordamiento” de las poblaciones del Norte de África y África subsahariana. De hecho, es una sustitución laboral. El inmigrante cuesta menos y viene de un continente sumiso, nos dice Francis Cousin. Hervé Juvin cita al respecto las palabras de Peter Sutherland que datan de 2012 y que desea “destruir la unidad interna de las naciones europeas” para facilitar el comercio mundial. Pero esta inmigración es solo un síntoma. Es obvio que estos movimientos de refugiados de los que siguen hablando los medios están organizados solo para reducir el costo de la mano de obra. MEDEF y France Insoumise tienen la misma lucha.

Lo que todo activista de la identidad debe entender es que oponerse a la inmigración masiva es luchar contra el sistema capitalista y su lógica de acumulación ilimitada. Una oposición identitaria (elogio de la diversidad y mantenimiento de las identidades) debe pensar en ir más allá del capitalismo y producir una ecodefensa de los pueblos.

Jean Mabire resumió muy bien esta idea fundamental: “La verdadera ecología es salvar las ballenas. Pero también a los tuaregs y los zulúes, los vascos y los serbios, los flamencos y los bretones, los escoceses y los estonios” (5). Algún día tendremos que mirar más de cerca a estas naciones apátridas repartidas por el viejo continente. La Europa de los pueblos está lejos de lograrse. Bretaña, Gales, Escocia, Cornualles, Galicia, Occitania, Córcega, Friouli, Ladinos, Frisia, Flandes, Tirol del Sur, la lista es larga de pueblos en busca de reconocimiento.


La cuestión del mundo en el que queremos vivir sigue sin respuesta. El vínculo social y el principio comunitario sólo pueden encontrarse fuera de una lógica de explotación de las clases populares por parte de minorías que controlan la riqueza, el poder y la información.

Sabemos que desde el informe del Club de Roma de 1972 que la búsqueda indefinida del crecimiento es incompatible con los principios del planeta.

Hoy, la división ya no es entre izquierda y derecha. En Los misterios de la izquierda, Michéa desmanteló esta puesta en escena que los partidos del sistema tienen todo el interés de mantener. La división está ahora entre, como dice Alain de Benoist, “entre los de abajo y los de arriba”. ¿Es esta una forma de populismo?

Dejar la lógica de la acumulación ilimitada de capital, destructora de identidades, luchar contra la “drogadicción del productivismo”, es abandonar la sociedad del crecimiento en beneficio de una sociedad sostenible, más humana, creadora de vínculo social y respetuoso de la biosfera. Serge Latouche habla de una sociedad de “sobriedad voluntaria”.

El capitalismo se ha convertido en un sistema global. Debemos atacarlo en todos los frentes.

Es a este precio que podremos recuperar la plenitud de nuestra identidad que el capital busca arrebatarnos. En este sentido, el eco-populismo parece insulso ante los desafíos decisivos de los próximos años.

Notas:

1. L’âge des limites, Mille et une nuits, 2012

2La grande séparation, Gallimard 2013

3En finir avec «le racisme», Éléments N°149 octobre/décembre 2013

4Les mystères de la gauche, Climats 2013

5. La Torche et le Glaive, éditions Libre Opinions, 1994.

6. Serge Latouche, Petit traité de la décroissance sereine, Mille et une nuits, 2007

Fuente: http://rebellion-sre.fr/eco-populisme-ou-ecologie-des-peuples/#sdfootnote1anc

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.