Entrevista a Maxence Smaniotto: Nagorno-Karabaj, un pueblo en armas


Traducción del francés de Juan Gabriel Caro Rivera

R / ¿Puede presentarnos y decirnos qué vínculos tiene con Armenia?

En primer lugar, quisiera agradecer a su revista por concederme esta entrevista, que es particularmente cercana a mi corazón. En cuanto a mí, mi carrera puede considerarse bastante atípica. Soy psicólogo y autor. Vengo de Italia, pero vivo en Francia, más precisamente en la Provenza, esta pequeña patria que me adoptó durante diez años. Viví en Armenia entre 2014 y 2016, trabajando para una fundación humanitaria local. Mi estadía en este país me permitió viajar a varios países vecinos y conocer más sobre el Medio Oriente y algunos países que alguna vez fueron parte de la Unión Soviética, que aún hoy lo recuerdan.

Mis lazos con Armenia vienen de lejos. Cuando era joven escuché System of a Down, y el hecho de que fueran una banda totalmente armenia de los Estados Unidos me atrajo. La historia del genocidio armenio de 1915 también me tocó mi fibra más sensible. ¿Por qué hablamos tan poco de esto? Otras razones, más personales, me empujaron a hacer un primer viaje a Armenia en 2014. De regreso a Francia, dejé mi trabajo en ese momento y me embarqué en una aventura para conocer mejor a este pequeño país con una historia de tres mil años y donde las raíces culturales son una norma, no un comportamiento considerado “desviado” y por lo tanto estigmatizado, como suele ser el caso entre nosotros. Conozco un poco Nagorno-Karabaj, ya que he estado allí tres veces.

Había tomado una gran cantidad de notas durante mi estadía en Armenia y, antes de regresar a Francia, había comenzado a escribir un libro que posteriormente se publicó en 2018 con el título L’Arménie au-delà des clichés. Es un país orgulloso, arraigado y atribulado el que he conocido. Quería contarlo, era mi forma de honrar a estas personas y sus luchas.

R / El conflicto entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno-Karabaj es poco conocido fuera de los interesados. ¿Puede presentárnoslo brevemente?

Varios de los llamados conflictos postsoviéticos existían antes de la URSS y ya estaban presentes durante la era zarista, e incluso antes en algunos casos. El conflicto de Nagorno-Karabaj es uno de esos casos.

Nagorno-Karabaj es una región montañosa habitada por armenios durante varios milenios que fue ocupada a su vez por los persas, los árabes del Califato, los mongoles, los otomanos y los rusos. Estas ocupaciones siempre fueron infructuosas debido a las numerosas revueltas de los armenios, que obligaron a estos poderosos imperios a otorgar una autonomía bastante amplia a Nagorno-Karabaj. Esta autonomía se mantuvo incluso bajo la Unión Soviética, lo que explica en parte los orígenes del conflicto tal como lo conocemos hoy.

Fue en 1918, en medio de la descomposición del Imperio Ruso, tras el espantoso genocidio de 1915 y un contexto catastrófico y muy caótico para el Cáucaso, que nació la República Democrática de Armenia. Es la primera entidad estatal armenia en más de seiscientos años. Por otro lado, también nació Azerbaiyán, un país poblado por los entonces llamados tártaros, y por tanto musulmanes de habla turca, pero chiítas. El problema de Nagorno-Karabaj está ahí, entre los azeríes y los turcos que sueñan con un enorme imperio turco que se extienda desde los Balcanes hasta Xinjiang.


Las masacres de los armenios tuvieron lugar en este territorio perteneciente a los armenios, pero disputadas por los azeríes. Esto duraría hasta la llegada de los bolcheviques en 1920, que invadieron el Cáucaso y sovietizaron la región. Algunos grupos armenios intentaron resistir contra los comunistas, especialmente en el Sur de Armenia; les costará muy caro. Inicialmente los soviéticos estaban a favor de ceder Nagorno-Karabaj a la República Socialista Soviética de Armenia, Moscú finalmente decidió colocar este territorio en la República Socialista Soviética de Azerbaiyán en 1921, pero con estatus autónomo, creando así el oblast autónomo de Nagorno-Karabaj. La decisión de ceder este territorio a la República Socialista Soviética de Azerbaiyán fue dictada por dos razones principalmente. Primero, castigar a los armenios por resistirse a la sovietización. Y luego por razones estratégicas: de hecho, Mustafa Kémal Atatürk estaba en camino de ganar la guerra contra las fuerzas griegas y hacer retroceder a los franceses e ingleses, que ocupaban partes del territorio turco. Su plan de instaurar una República inspirada en la Revolución Francesa, laica, moderna y centralizada, despertó las simpatías de la joven Unión Soviética, entonces en busca de aliados. En un intento por forjar relaciones duraderas con la Turquía kemalista, la URSS les cedió territorios armenios previamente incorporados al Imperio Ruso, es decir, las ciudades de Ardahan, Igdir y, sobre todo, Kars, y entregó Nagorno-Karabaj a sus “hermanos” de habla turca en Azerbaiyán.

Fue Stalin, entonces Comisario del Pueblo para las Nacionalidades en la Oficina del Cáucaso, quien tomó esta decisión. Esto fue un error de cálculo: la Turquía kemalista necesitaba el apoyo ruso en su guerra contra las fuerzas occidentales, y una vez ganada la guerra, inmediatamente se alejó de la URSS para forjar vínculos estrechos con sus antiguos enemigos, incluida Grecia.

El Óblast Autónomo de Nagorno-Karabaj, entonces poblado por un 94% de armenios, nació en un contexto extremadamente complejo. Hay que decir que el territorio permaneció en calma durante varias décadas, con la población armenia y azerí que mantenía en general buenas relaciones; esto también me lo informaron los ancianos allí, pero las tensiones aún existían. Fue con la descomposición del sistema soviético en la década de 1980 que los conflictos se intensificaron, los armenios querían liberarse de la tutela azerí que se estaba volviendo cada vez más restrictiva. Fue en este momento cuando nacieron los primeros movimientos para exigir a Moscú la ratificación de las fronteras y la integración del oblast en la República Socialista Soviética de Armenia.

A continuación, se produjeron enfrentamientos en Nagorno-Karabaj, que provocaron pogromos antiarmenios en varias ciudades azeríes, en particular en Sumgaït en febrero de 1988, donde murieron alrededor de treinta civiles, y en Bakú en enero de 1990, donde los muertos oficiales eran 90. Esto conduce a una inevitable espiral de violencia que conducirá a la creación de milicias armadas armenias y al envío, desde Moscú, del ejército para pacificar el oblast, que declaró su independencia el 2 de septiembre de 1991. En enero de 1992, la fuerza aérea azerí comenzó a bombardear la capital de Nagorno-Karabaj, Stepanakert. Aquí es donde comenzó la verdadera guerra.

Será ganado por las tropas armenias, inicialmente muy mal equipadas y mal organizadas, pero luchando por la supervivencia de su pueblo. Pasaron de ser unidades de autodefensa y evolucionarán rápidamente a un ejército bien coordinado y decidido. Estas tropas lograrán no sólo hacer retroceder al ejército azerí y sus mercenarios de la mayoría de los territorios de Nagorno-Karabaj, sino incluso invadir y ocupar siete distritos azeríes. Esto les permitió crear una continuidad territorial con Armenia, que no había entrado oficialmente en la guerra pero que, por supuesto, suministró armas, medicinas y voluntarios a los armenios a Nagorno-Karabaj.


En el verano de 1994 se firmó un alto el fuego y desde entonces la situación ha permanecido suspendida. Nagorno-Karabaj se ha convertido en un Estado que no es reconocido a nivel internacional, pero que está dotado de un ejército considerable, un sistema social, una industria y elecciones que funcionan bien. En 1992 se creó una organización de la OSCE, el Grupo de Minsk, para buscar una solución pacífica al conflicto. El grupo está copresidido por Rusia, Estados Unidos y Francia, y también incluye a otros miembros, entre ellos… Turquía, que apoya oficialmente a Azerbaiyán (1). No se ha llegado a ningún acuerdo de paz, y los dos ejércitos han estado uno al lado del otro durante casi treinta años, generación tras generación.

R / Nagorno-Karabakh, también llamado Artsaj desde 2017, es por lo tanto un Estado con todos los efectos. ¿Cuáles son sus principales características? ¿Y su política interna y externa?

Su principal característica es la de ser un Estado no reconocido a nivel internacional, exactamente como Transnistria, Osetia del Sur o Abjasia, aunque en realidad estos dos últimos países son reconocidos por un puñado de países aliados del Rusia. Esto no impidió que se convirtiera en un país con una economía fuerte, con una tasa de crecimiento del 9% en 2019. Los años de posguerra fueron muy difíciles; los oligarcas locales compartieron los frutos de la victoria en detrimento de la población civil. Sin embargo, hay que admitir que esto ha cambiado mucho en los últimos años, con mayores salarios y grandes inversiones del Estado en la construcción y la infraestructura, además de la explotación de minas de oro y cobre. La diáspora armenia envía mucha ayuda para el desarrollo de este país que todavía tiene muchas cicatrices de los enfrentamientos de antaño.


La población es de 150.000 habitantes, un tercio de los cuales vive en Stepanakert, la capital, que alberga casi todos los ministerios y la actividad económica. Son cristianos, de la Iglesia Apostólica Armenia, y su convulsa historia, en la frontera entre Asia y el mundo musulmán, ha contribuido a crear una idea de sí mismos como “personas excepcionales”. La religión no parece jugar un papel primordial en el conflicto, pero, no obstante, permanece como una marca de identidad que ayuda a definir su identidad en un contexto caracterizado por múltiples invasiones y riesgos de desaparición.

El ejército juega un papel fundamental, por supuesto. Nagorno-Karabaj es un país que se basa en el concepto del “pueblo en armas”. Cada ciudadano varón debe cumplir dos años de servicio militar y puede ser llamado en cualquier momento si ocurren enfrentamientos en la frontera. Este es un verdadero ejército popular, donde todos pueden movilizarse si es necesario, incluidas las mujeres. No se debe olvidar que durante la guerra de liberación de 1992-1994, varias mujeres se alistaron como enfermeras o francotiradores, y algunas perecieron en el frente.

Los Karabajtsis son un pueblo de montaña duro, extremadamente acogedor, pero también muy orgulloso. Todo gira en torno a su país, su historia y su defensa. Esto no les impide, durante algún tiempo, interesarse por lo que sucede fuera de su hogar; desde 2016, una escuela franco-armenia ha estado en funcionamiento en la ciudad de Shushi, y un centro cultural francófono está activo en Stepanakert. La diáspora armenia en todo el mundo juega un papel muy importante también con proyectos de ayuda al desarrollo y apoyo económico y material. Un gran número de armenios de la diáspora participaron voluntariamente en la guerra de la década de 1990. Algunos, como Monte Melkonian y Jirair Sefilian, se convirtieron en leyendas.


La vida política local es bastante agitada. Después de los años de caos de la posguerra, las cosas se han calmado un poco. Hay varios partidos políticos de diferentes tendencias, como el Partido Comunista de Artsaj y el Partido Conservador de Artsaj, por ejemplo. La actual alianza gobernante es de centro derecha, nacionalista y social. El país tiene problemas con la emigración, lo que ha llevado a los gobiernos anteriores a promover un sistema de apoyo a las familias numerosas. Se prevé mucha ayuda para los armenios de la diáspora que deseen establecerse en esta pequeña república.

A nivel internacional, Nagorno-Karabaj ha implementado una política muy discreta pero efectiva, que se desarrolla en dos ejes: la promoción del turismo, que hoy es un recurso significativo, y el reconocimiento del país. Las representaciones diplomáticas de Nagorno-Karabaj están presentes en Canadá, Alemania, Estados Unidos, Francia, Rusia, Australia y Líbano. El Parlamento Autónomo del País Vasco adoptó una moción reconociendo el derecho a la autodeterminación de Nagorno-Karabaj en 2014.

R / Llegamos a los recientes enfrentamientos. En julio ya se habían producido importantes enfrentamientos entre las fuerzas armadas de Armenia y Azerbaiyán. ¿Qué está pasando en Nagorno-Karabaj en este momento?

Sí, los tiroteos y las escaramuzas al otro lado de la frontera siempre han sido un hecho cotidiano, pero esto es diferente.

Los enfrentamientos actuales son extremadamente graves. Azerbaiyán atacó la noche del 27 de septiembre, en toda la frontera de Nagorno-Karabaj, con fuerza aérea, drones y artillería pesada, golpeando Stepanakert, por primera vez desde los combates de la década de 1990. Estos enfrentamientos son tanto más graves cuanto que los azeríes empezaron a bombardear pueblos y ciudades en territorio armenio, mostrando así su deseo de atacar en todas partes. En la noche del 1 de octubre, un avión antiaéreo armenio logró derribar a un dron azerí en el último minuto a solo 20 km de Ereván, la capital armenia. Los yihadistas sirios reclutados por los turcos son enviados a luchar en Nagorno-Karabaj en las filas del ejército azerí, donde el mando turco parece estar cada día más presente y de forma vinculante.

Esta nueva guerra se insertará en un contexto mucho más amplio, marcado por el pan-turquismo de Ankara y su deseo de desafiar a Rusia y Europa. Recientemente lo demostraron con la crisis griega, enviando soldados a Libia y haciendo de Santa Sofía una mezquita nuevamente. Por otro lado, en el Azerbaiyán de Ilham Aliyev se está tratando de salvar a su régimen de la protesta popular. Recordemos que, en julio de 2020, durante los enfrentamientos entre el ejército azerí y el ejército armenio en el noreste de Armenia, los manifestantes azeríes intentaron forzar el palacio del parlamento para presionar al gobierno a participar en una guerra total para recuperar, según su punto de vista, los territorios de Nagorno-Karabaj.

La situación a menudo varía. Los dos países han estado luchando durante una semana, con los ejércitos armenio y de Nagorno-Karabaj resistiendo excesivamente, destruyendo una gran cantidad de tanques, drones y helicópteros azerí-turcos. El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió el martes. Las declaraciones y condenas de la agresión azerí-turca estallaron, pero los armenios esperaban acciones más concretas que palabras. La población de Nagorno-Karabaj está bajo las bombas, los niños y sus madres se refugian en refugios subterráneos, como durante la guerra del 92-94. Estas no deben ser simples declaraciones sobre protección, deben darse acciones.

R / ¿Qué está en juego en este conflicto? El número de actores involucrados parece muy importante, ¿por qué?

Hay muchas cuestiones, no solo políticas, sino también económicas y de civilización. Armenia y Nagorno-Karabaj se encuentran en medio de un área tradicionalmente esencial para los lazos entre Europa y Asia. Todos los grandes imperios de la historia han tenido que pasar por allí, y no es casualidad que los territorios armenios siempre hayan sido invadidos y desmembrados. Las relaciones entre Armenia e Irán son excelentes a pesar de las diferencias religiosas, ya que son conscientes de tener una historia en común que no siempre ha sido mala, al contrario. Las relaciones entre Azerbaiyán e Irán son, por el contrario, muy tensas, Bakú acusa a Teherán de fomentar movimientos chiítas en el país con el fin de derrocar al régimen republicano secular, mientras que Teherán ve con malos ojos los apetitos expansionistas de Azerbaiyán en el Norte de Irán, habitado en gran parte por azeríes, como un territorio para ser anexionado. De hecho, los movimientos secesionistas azeríes están todavía activos en el Norte de Irán hoy, apoyando la creación de un “gran Azerbaiyán”.

La frontera entre Turquía y Armenia está cerrada y militarizada, y Ankara apoya oficialmente a Bakú desde una perspectiva pan-turca. Para ello, utilizan la expresión “Dos naciones, un pueblo”. Un enorme oleoducto, el BTC, tiene su origen en los campos petrolíferos de Bakú, pasa por Georgia (donde reside una gran comunidad azerí), desciende al territorio turco (Kurdistán turco) y finaliza su ruta en la ciudad portuaria de Ceyhan. desde donde se transporta el petróleo a Europa. El BTC pasa a pocos kilómetros de la línea del frente y muy cerca de la frontera con Armenia.

Las implicaciones geopolíticas también son inmensas. Armenia es parte de la Unión Económica Euroasiática liderada por Rusia y, sobre todo, de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, una especie de OTAN liderada por Rusia que podría aplicarse si Azerbaiyán o Turquía atacan el territorio del país de Armenia reconocido internacionalmente con el objetivo de invadirlo.

Por tanto, Armenia forma parte, y con ella Nagorno-Karabaj, de un proyecto de coherencia euroasiática que tuvo que ser difícil de construir debido a las acciones no solo de Turquía, el segundo ejército de la OTAN y el estado que ocupa en el Norte de Chipre y Siria, pero también de Estados Unidos, que sobre todo no desea ver el surgimiento de una alianza económica, política y militar entre Europa y Asia. Las Nuevas Rutas de la Seda también pasan por el Cáucaso…

La posición estratégica de Armenia y Nagorno-Karabaj explica en gran medida el gran número de actores presentes en este conflicto que se considera erróneamente marginal.

A / ¿Cuál crees que será el futuro de Nagorno-Karabaj?

No tengo opinión. Su futuro depende de los armenios de Nagorno-Karabaj. Saben hacerlo, lo han demostrado muchas veces y no es ahora que se rendirán. Solo puedo desear que se queden en las tierras de sus antepasados ​​y que sus hijos finalmente experimenten la paz.

Notas:

1. Azerbaiyán cuenta con el apoyo oficial de Turquía, Pakistán e Israel. Hungría y Bielorrusia también tienen vínculos muy estrechos con Azerbaiyán.

Fuente: http://rebellion-sre.fr/entretien-avec-maxence-smaniotto-le-haut-karabagh-un-peuple-en-armes/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.