El populismo americano

Entre los movimientos de revuelta y protesta que ha conocido Estados Unidos a lo largo de su historia, el populismo agrario es ciertamente en sí mismo el movimiento más importante y llamativo, pero también sin duda el que tuvo mayor posteridad, incluso si es indirecto. Dicho sea de paso, expresó mejor que cualquier otro movimiento político el carácter esencial del pueblo estadounidense, su propio genio, en sus aspiraciones y su visión del mundo como en sus irreductibles contradicciones.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Aparecida en las últimas décadas del siglo XIX en los Estados del Sur y Medio Oeste, el populismo reflejó la protesta de los pequeños agricultores ante la industrialización masiva y la modernización de la economía. En efecto, los estratos campesinos se sentían víctimas del progreso técnico en marcha, no por lo que representaban en sí mismos, sino porque creían favorecer una concentración de capital en manos de terratenientes ricos o especuladores ricos. Los aranceles prohibitivos de los ferrocarriles contribuyeron en particular a la progresiva ruina de los pequeños agricultores, que luego se reunieron enGranges, es decir, cooperativas que se suponía les permitirían competir con los grandes agricultores. Los Granger se sintieron amenazados económica, pero también moral y espiritualmente, en su forma de vida tradicional. Más que nada ligado a su independencia, heredada del período pionero, veían con ojos muy negativos el espectro de una sociedad donde la autonomía serían cada vez menos, reemplazados por empleados al servicio de grandes empresas con sus jefes. Además de un miedo económico inmediato a la degradación, fue una especie de tensión de identidad bastante comprensible la que guio sus demandas: estos ciudadanos, que habían pasado toda su vida en una autonomía casi completa, y que veían en esta misma autonomía la mayor dignidad de un hombre (así como la virtud de los principios del famoso “sueño americano”), comenzaron a comprender que sus hijos probablemente ya no disfrutarían del mismo estatus que ellos, que serían reducidos a un rango cercano al de los siervos: el asalariado. Esto es lo que originalmente se suponía que significaba la sacrosanta “libertad estadounidense”: disfrutar libremente, disfrutar de los frutos de su trabajo, sin tener que enajenarse económicamente al servicio de otro y perder su responsabilidad individual.

El populismo no fue, sin embargo, el único acto de las capas campesinas, aunque los campesinos eran indudablemente los principales batallones entre sus partidarios. Junto a ellos se encontraban también grupos menores, socialistas cristianos, miembros de sectas puritanas y muchas mujeres de orígenes modestos. Pero si el populismo fue tan representativo de la mentalidad estadounidense, es porque nunca fue un movimiento revolucionario. Es cierto que deseaba disentir ferozmente y se oponía fervientemente al desarrollo del gran capital. Pero profundamente conservador en otros sentidos, nunca cuestionó los valores fundamentales de la democracia estadounidense, e incluso los llevó a la cima. El populismo no criticó la “corrupción” y la “falta de sentido común” de las élites para desafiar la democracia; al contrario, pretendía “salvar” la democracia de quienes tenían una concepción demasiado débil de la misma, demasiado elitistas, precisamente, y que eran deliberadamente sordos a las demandas del pueblo. El populismo, por tanto, encarnaba una especie de “reformismo radical”: era “reformista” porque se mostraba deseoso de preservar el régimen en su lugar, e incluso de fortalecer sus cimientos, pero también era “radical”, porque se mostró violentamente hostil al desarrollo del mercado y la especulación. Sea como fuere, evidentemente se mantuvo alejado del marxismo, en el sentido de que siempre fue la expresión de los pequeños agricultores que, aunque modestos, fueron propietarios e incluso lucharon precisamente en nombre de la defensa de su propiedad. Solo creían que esta propiedad era un derecho de todo hombre, que lo realzaba en su humanidad, y que no era saludable para unos pocos agricultores o especuladores reclamar la posesión de toda la tierra. Más allá de las pretensiones morales, sin embargo, es importante comprender que el populismo también expresaba, y quizás, sobre todo, una preocupación egoísta y concreta: el miedo a desaparecer, para toda una clase social, y el miedo a hundirse en la miseria.

El Partido Popular, o People’s Party, fue el principal cuerpo de expresión del movimiento populista. Fue fundada en Saint-Louis, en 1892, en el aniversario del nacimiento de George Washington. El objetivo de los activistas era fundar una organización que rivalizara con los dos grandes partidos establecidos, el Republicano y el Demócrata. El preámbulo de su documento fundacional ilustra bien la dimensión moral de la revuelta populista y la angustia casi apocalíptica de ver un mundo colapsar bajo el peso de la corrupción (no olvidemos que la América profunda fue, y sigue siendo, muy marcado por el protestantismo): “Nos encontramos en medio de una nación que se ha encontrado al borde de la ruina moral, política y material. […] Se ha fomentado una vasta conspiración contra la humanidad en dos continentes y está tomando rápidamente el control del mundo entero. La premisa de la decadencia nacional y algún tipo de complot planetario fomentado por élites irresponsables puede ser molesto en más de un sentido; denota una especie de maniqueísmo profético, donde los “buenos” campesinos protestantes, humildes y virtuosos, se ven amenazados por “malos” intelectuales que ocupan las más altas esferas del Estado, y que están imbuidos de su arrogante superioridad”. Pero el populismo era en verdad un movimiento popular y no se podía esperar que formulara sus ideas en otro tono que ese. Si era tan exclusivamente estadounidense, incluso en su visión milenaria del mundo, y bastante paranoico a veces, es porque venía de la América profunda, tan imbuido de la mentalidad de los Padres Fundadores y del “Destino Manifiesto” adjunto a estos “elegidos de Dios” que vinieron a buscar su “Tierra Prometida” en el nuevo continente para escapar de la “corrupción de la Vieja Europa y sus aristocracias en decadencia”.

Pero cualquiera que sea la forma que adopte la indignación populista, hay que tener cuidado de escuchar su esencia. La oposición entre lo “bueno” y lo “malo” fue quizás excesivamente aguda, pero cubrió demandas políticas más complejas. Los populistas norteamericanos opusieron dos pueblos, el de arriba, formado por “los que encuentran su medio de vida sin trabajar con el sudor de la frente”, y el de abajo, formado por “los que ejercen su labor por ganarse la vida”, en palabras de William Manning, uno de los principales agricultores del movimiento en Nueva Inglaterra. Los populistas defendieron característicamente una ideología de “productores”. Se levantaron contra los grandes monopolios capitalistas y los especuladores en nombre de la virtud del trabajo modesto y riguroso. Vieron en el trabajo una forma de emancipación, y más aún de empoderamiento del individuo ante la dureza de lo real, pero despreciaron el lujo y la ociosidad, por considerar que corrompen las almas. Por lo tanto, no tenían suficientes palabras duras para el arribismo y el señuelo ilimitado del lucro, para esta pleonexia (este “siempre más”) que Aristóteles ya criticó y que el cristianismo a su vez criticaría a menudo.

El Partido Popular apostó por la respetabilidad desde el principio, denunciando la tiranía de las élites y de las fortunas, pero adoptando una estrategia electoral y legalista más que violenta. En su enfoque, involuntariamente se hizo eco de las ideas pacifistas de Proudhon, para quien un pueblo siempre debe darse cuenta de la gravedad de su situación y asumir con valentía sus responsabilidades, mientras que una revolución, impuesta por una minoría activa, no lo hace nunca más que para imponer reformas desde el exterior; sin embargo, el populismo esperaba un genuino despertar de las personas a las que decía servir y representar, y sólo de este despertar podría haber surgido un nuevo boom moral. El Partido Popular mostró abiertamente un apoyo inquebrantable al credo de Thomas Jefferson, que quería que la responsabilidad de un pueblo fuera el criterio último en política y que no había nada peor que infantilizar a una población al actuar en su lugar, negando su libertad y espontaneidad (Proudhon dijo por su parte que un pueblo que, en su mayoría, no quisiera liberarse del yugo de sus tiranos no merecería realmente ser libre, porque no podría obtener el más mínimo beneficio de esta libertad si se le ofreciera ya hecha). El Partido Popular se identificó aún más con la figura del general Andrew Jackson, presidente plebeyo que, en la década de 1920, siguiendo a Jefferson, pero con brío amplificado, ya había querido “salvar a la República” del “poder corruptor de dinero”, de acuerdo con el espíritu de la Declaración de Independencia. Por tanto, había que creer en la posibilidad de una victoria electoral y en la capacidad del electorado para afrontar inteligentemente sus propios asuntos, siempre que se le ayudara a abrir los ojos.

El populismo nunca estuvo realmente dotado de un cuerpo doctrinal coherente. Sus capillas eran numerosas y, sobre todo, sus líderes eran todo menos teóricos. Básicamente, su característica principal era combinar una feroz defensa de la propiedad con el igualitarismo radical, mientras se inspiraba religiosamente en los valores del protestantismo (que estaba en pleno renacimiento en las décadas de 1880 y 1890). Entusiasmados por las esperanzas de igualdad que habían despertado la Guerra Civil, en la que habían participado muchos populistas, luego decepcionados por el desarrollo social y económico del país, los campesinos encontraron en la protesta política una forma de salida para su malestar: querían asegurarse de que todos pudieran disfrutar de una tierra para cultivar, y que nadie pudiera apropiarse abusivamente de la tierra de otros, explotando la fuerza laboral de sus empleados sin tener sus propias manos para trabajar.

Un cierto racismo recorrió algunos de sus movimientos, como era además muy a menudo el caso en ese momento, en la mayoría de los círculos, tanto en los Estados Unidos como en Europa, incluso dentro de las facciones más importantes de los progresistas (para convencerse de ello basta con releer los textos dedicados por tantos autores socialistas del siglo XIX a los capitalistas judíos, por ejemplo, donde la crítica política dirigida a la clase burguesa toma un giro intrínsecamente étnico, con el pretexto de que muchos judíos habían hecho fortuna con el tiempo; bajo este régimen, las poblaciones del Magreb que ahora viven en países occidentales y que experimentan una tasa de desempleo tan alta, también tendrían motivos para ceder al racismo anti-blanco). Sin embargo, los populistas mostraron una postura más abierta en ciertos aspectos: por ejemplo, apoyaron a los agricultores negros, aunque se abstuvieron de defenderlos en términos del ejercicio efectivo de su ciudadanía. También fueron de los primeros en apoyar el voto de las mujeres, especialmente porque las mujeres se encontraban entre sus más fervientes defensores.

En las elecciones presidenciales de 1892, el candidato populista James Weaver pudo ganar solo el 8% de los votos, concentrados principalmente en Colorado, Idaho y Nevada, donde obtuvo la mayoría de los votos. En las elecciones legislativas de 1894, el Partido Popular mejoró sus resultados, pasando de un millón de votos a 1.500.000. Esta progresión, sin embargo, no le permitió jugar un papel político importante, y el apoyo otorgado a William J. Bryan, durante las elecciones presidenciales de 1896, 1900 y 1908 dividieron al partido y no tuvieron éxito.

Las razones de este fracaso son múltiples. Quizás el más importante de ellos es que el movimiento nunca logró expandir su electorado más allá de sus esferas iniciales de influencia campesina. No logró conquistar un electorado más urbano y, al querer moderar su discurso para seducir a nuevos votantes (el Partido Popular abandonó así la promoción del voto de las mujeres y la nacionalización de los ferrocarriles), perdió gradualmente su núcleo duro de activistas. El hecho es que para cuando comenzó la revuelta populista, la ola de industrialización ya había barrido América y el estallido de orgullo de las capas campesinas fue muy rápido, en comparación con las otras capas en los aspectos sociales del país, una lucha por la retaguardia… Las mentalidades habían comenzado a cambiar; gradualmente, una ideología de consumidores comenzó a prevalecer sobre una ideología de productores; el discurso austero y frugal de los Granger ya no era suficiente para atraer a las nuevas generaciones.

El populismo también ha sido contrarrestado por los principales partidos políticos inspirándolos con un nuevo modo de expresión, más agresivo y antielitista. Esta táctica fue adoptada por el presidente demócrata Stephen G. Cleveland ya en 1892-1893, lo que no le impidió renunciar a sus profesiones de fe populistas electorales girando la cabeza muy rápidamente para sofocar las huelgas obreras en Chicago. En cierto sentido, los partidos Demócrata y Republicano le deben mucho al Partido Popular por la retórica aduladora y maniquea que todavía siguen movilizando en gran medida en cada elección.

Este probablemente no sea el mejor aspecto del populismo que ha sobrevivido a los años, en resumen; donde la sustancia de su discurso se hundió en el olvido de la historia, víctima del paso del tiempo y de nuevas aspiraciones liberales, la forma complaciente y autosuficiente de su propaganda nunca ha dejado de ser emulada, dando en última instancia, la escalada mediática más ridícula y patética. Para ser elegidos, los candidatos a las elecciones presidenciales estadounidenses deben borrar absolutamente en sí mismos cualquier signo externo de refinamiento, cultura y buen gusto, y mostrar un sentido práctico de cualquier campesino, así como un odio feroz, pero a menudo falso, hacia la tecnocracia. Deben parecer populistas, y es en su modelo que se forman las nuevas técnicas de marketing electoral aplicadas en todos los países occidentales. Pero las aspiraciones populares, por su parte, si se acepta definir como genuinamente populares en sus aspiraciones que eran de la gente de antaño, han desaparecido casi por completo, enterradas bajo los deseos de las masas de consumidores. Todo lo que queda para los nostálgicos contempladores es volver a la historia, observar los últimos trastornos de un mundo que se ha extinguido, y decirse a sí mismos que, bajo el tembloroso edificio del mundo actual, aún quedan las ruinas de una civilización cuyos cimientos, algún día, podrán volver a servir…

Thibault ISABEL

Bibliografía citada:

Guy Hermet, Les populismes dans le monde, Paris, Fayard, 2001

Lawrence Goodwyn, The Populist Moment, Oxford University Press, New York, 1978

Robert C. McMath, Jr., American Populism: A Social History (1877-1898), Hill and Wang, New York, 1992

Fuente: http://rebellion-sre.fr/le-populisme-americain/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.