Conversando con Lucien Cerise : « Frente al biopoder, no tenemos el capital económico. Pero sí tenemos el capital humano ».

En una reciente entrevista con Vice, el denunciante de la NSA Edward Snowden expresó su preocupación por el próximo programa de vigilancia, llamándolo « la arquitectura de la opresión ». Le pedimos a Lucien Cerise [0] su análisis del nuevo control social que se avecina.

Rebelión: – ¿Considera que la emergencia sanitaria es una buena forma de que los gobiernos del mundo sigan recortando nuestras libertades colectivas e individuales? ¿Ve la contención como un instrumento de ingeniería social?

Lucien Cerise: Este estado de emergencia sanitaria es el pretexto ideal para intentar fabricar el consentimiento de las poblaciones para una transformación del vínculo social sobre una base transhumanista, es decir, basada en un marco científico general, con un fuerte carácter carcelario y concentrador, y yendo en la dirección de la artificialización y la reificación de los seres vivos, su reificación, su reducción a un objeto. Podemos retomar la noción de biopoder de Michel Foucault y Giorgio Agamben para describir un poder político que estudia la biología, la medicina y las ciencias de la vida tanto como el derecho o la economía. El biopoder, que no es más que una actualización de la noción de eugenesia, se caracteriza así por una intrusión cada vez mayor en la intimidad física de las personas con el fin de modificarla y, sobre todo, controlarla.

De hecho, lo que perturba el biopoder es la proliferación de la vida y lo orgánico, que son imposibles de controlar totalmente. El transhumanismo es un intento de confinar lo orgánico en una forma supuestamente aumentada, pero sobre todo aséptica, estandarizada y controlada, un intento de asesinar a los vivos y su siempre carácter impredecible y desbordante. Por lo tanto, la gente normal rechaza naturalmente el transhumanismo. Para lograr encarcelar a los seres humanos a pesar de todo, hay que seducirlos o asustarlos, para someterlos voluntariamente mediante maniobras de ingeniería social del tipo « bombero pirómano »; y hay que activar el triángulo de Karpman, que consiste en explotar las proyecciones psicoemocionales de la trilogía verdugo/víctima/salvador.

Eso empieza con el desencadenamiento de una crisis, seguido de una operación de phishing, es decir, un pirateo mental mediante la usurpación de identidad y el abuso de confianza, en el que el responsable de la crisis, en posición de « verdugo », se presenta como el « salvador » que protegerá a las « víctimas » de la crisis. Cuando el hacking se ha completado, cuando el verdugo se ha ganado la confianza de la población víctima y le abren los brazos bajando la guardia porque lo perciben como un salvador, entonces el verdugo hacker puede pasar a la segunda fase sin encontrar ninguna resistencia, es decir, proceder a la reescritura de la arquitectura social según un nuevo plan presentado como una salida de la crisis.

Esta reestructuración del vínculo social consiste en tomar el control de las relaciones que las personas mantienen libremente y reconstruirlas a su antojo. ¿Cómo se puede hacer esto? Esto siempre se hace jugando con las relaciones de confianza y desconfianza, para tomar el control de las relaciones de proximidad y distancia. Con esta crisis del coronavirus, la relación con los demás y con el mundo se está reescribiendo para basarse en la desconfianza y la paranoia, en una especie de conflicto triangular generalizado, en el que cada uno es potencialmente el verdugo de todos los demás. Debo aprender a desconfiar de los demás y de la naturaleza, manteniendo una distancia entre mi yo, los demás y el mundo, y esta distancia viene dictada por el biopoder, en el que estoy obligado a confiar ciegamente, a riesgo de ser acusado de « conspiracionismo » y de incurrir en represalias judiciales. En resumen: para el biopoder, esta crisis de Covid-19 debe cortar la Historia en dos y llevar a la humanidad a una nueva era en la que la autoorganización de los seres vivos se vea gradualmente abolida y se encuentre completamente subordinada y racionalizada por un poder científico eugenista.

R/ La vigilancia digital masiva se hace a través de las famosas aplicaciones de control sanitario [y mental] de Apple o Google. ¿Cómo comparten los estados y las grandes multinacionales de Silicon Valley la información y los papeles en esta operación?

Efectivamente, los Estados y las grandes multinacionales siempre están directa o indirectamente dirigidos por lo que se llama el complejo militar-industrial, que no es exclusivamente americano, cada país tiene el suyo, pero los Estados Unidos son los más agresivos. La vanguardia de la investigación científica siempre es patrocinada, supervisada y recuperada en primer lugar por las unidades militares de « investigación y desarrollo ». A nivel geopolítico internacional, todo está armado, todo es relación de poder, todo es voluntad de poder y relaciones dominantes/dominados. Las aplicaciones de la geolocalización y la vigilancia digital de masas son herramientas de control social, es decir, de militarización del comportamiento.

Estamos en una guerra híbrida global. Por ejemplo, China, que está bajo el ataque permanente de los Estados Unidos y las redes de George Soros, necesita militarizar y disciplinar a su población mediante el control mundial de las computadoras. Para mantener su soberanía digital y el control sobre su población, China también necesita prevenir y limitar el riesgo de piratería informática desde el extranjero; de ahí la campaña lanzada por Beijing para eliminar completamente de su parque informático los sistemas operativos extranjeros, entre los cuales el más conocido es el Windows de Microsoft, y desarrollar nuevos sistemas operativos y herramientas informáticas de diseño y fabricación china, que no conlleven de puertas traseras y otros programas espías de la NSA.

China se convertirá así eventualmente en un agujero negro para los servicios de inteligencia de habla inglesa, el acuerdo Five Eyes del Reino Unido y EEUU, y el sistema Echelon, con sus asociados israelíes y otros. Dentro de unos años, será virtualmente imposible piratear, espiar y atacar el sistema informático de China, que será mucho más seguro que en la actualidad. Este ejemplo chino tendrá una fuerte capacidad de capacitación internacional y será emulado por un efecto dominó en Asia y en todo el mundo. Es comprensible que esta emancipación china de la hegemonía digital occidental esté causando un viento de pánico desde Silicon Valley hasta Washington, pasando por Tel Aviv: es el fin del proyecto neoconservador de dominación mundial. Esto no significa que el gobierno chino vaya a establecer el paraíso en la Tierra, sino que ciertamente podrá aflojar la vigilancia sobre su población una vez que se hayan frenado los riesgos de desestabilización de China mediante ataques externos e internos por parte de los quintacolumnistas pro-occidentales.

R/ ¿Tendrán los franceses la opción de rechazar el rastreo digital?

En lo que respecta al biopoder, no se espera que tengamos elección. Como muchas personas, he estado viendo como se iba armando el rompecabezas durante algún tiempo, pero fue el asunto de Tarnac en 2008 lo que actuó como catalizador para mí y me llevó a escribir un texto que publiqué de forma anónima, « Gobernando a través del caos – Ingeniería social y globalización ».

En este folleto expliqué cómo ciertas fuerzas políticas y económicas intentaban implantar una dictadura digital mediante una estrategia de choque que podía concretarse en ocasión de una epidemia, y cité en apoyo de esta perspectiva un manifiesto de 2004, el Libro Azul, escrito por el lobby digital en Francia, GIXEL (que se convirtió en ACSIEL en 2013), en el que se exponían ciertas estratagemas para conseguir la aceptación del público para el desarrollo de la identidad digital [1].

En el marco de su fundación ID-2020, Bill Gates también está desarrollando un sistema de identificación digital para todo el mundo y está tratando de venderlo de la siguiente manera: debido al coronavirus, hay que vacunar a todo el planeta, y todos tenemos que recibir un certificado de vacunación digital. Se están estudiando varias tecnologías de certificados digitales más o menos invasivas: en el teléfono inteligente, en un brazalete electrónico, en la piel, en forma de un tatuaje de puntos cuánticos, bajo la piel en forma de microchip. Si al final podemos elegir y escapar de este destino, será porque habremos triunfado en la relación de fuerzas, hasta poder decir « ¡No! » todo gira en torno a la fórmula confinamiento / distanciamiento social / vacunación / vigilancia electrónica, fórmula que debemos atacar punto por punto.

R/ ¿Qué crees que pasará después?

De hecho, tenemos que hacernos la pregunta: ¿cómo voy a influir yo en lo que pase después? Tenemos que salir del papel de espectador o analista de los acontecimientos, tenemos que crear los acontecimientos. El biopoder globalista tiene muchos medios financieros para crear eventos a nivel internacional, para impactar la realidad y para escribir la historia. Tiene millones, así que nosotros, frente a ellos, tenemos que ser millones.

No tenemos el capital económico, pero tenemos el capital humano. Para crear el evento, impactar la realidad y escribir la historia contra el biopoder, para descarrilar su programa, tenemos que hacernos dos preguntas concretas: ¿cómo ganar la batalla de la opinión pública y cómo organizar políticamente a las masas?

La batalla de la opinión pública se gana con la formación en métodos de comunicación estratégica y de ingeniería social, en retórica y en subversión de la opinión mayoritaria (spin), en el mundo real o en las redes sociales, al menos mientras sea posible, porque la próxima crisis posiblemente sea cibernética y afecte a Internet, como ha anunciado Alain Bauer [2]. Esta gran crisis cibernética y digital, de magnitud geopolítica y desencadenada por un virus informático que causaría el « bug del siglo », la parálisis del sistema, permitirá a las autoridades clausurar Internet al menos parcialmente y, sobre todo, poner fin a la contrainformación independiente con un buen pretexto. Este es el programa del Gran Confinamiento, por la adición de confinamiento físico y mental – confinamiento cognitivo e informativo.

El objetivo final es abolir toda auto-organización del pueblo, y por lo tanto toda autonomía en la organización horizontal de la sociedad. Para ello, primero debemos aislar físicamente a las personas en la realidad, a través del confinamiento físico, el distanciamiento social, el teletrabajo, e intentar perpetuar este nuevo orden social anunciando que « nada volverá a ser igual », como nos han venido martillando durante semanas. Luego, en una segunda fase, con el pretexto de una crisis digital mundial, el poder aislará a las personas entre sí también en el mundo virtual, con una Internet en modo degradado, limitada al teletrabajo y a unos pocos servicios de mensajería y portales inofensivos, facilidades mínimas que se conservarán sin embargo, que se presentarán como una victoria. Debemos tratar de imaginar el infierno que sería el confinamiento físico sin Internet, es decir, sin ningún acceso a la re-información, sin ninguna posibilidad de entender lo que está pasando, porque estaríamos físicamente encerrados en casa, o en un perímetro limitado, y encerrados mentalmente en la narrativa exclusiva del poder, con una sola versión de los acontecimientos. En otras publicaciones, he llamado a esta fábrica de locura « reality-building », construcción de una realidad artificial » porque se basa en el principio de la hipnosis: la palabra del hipnotizador se convierte en la realidad de la persona hipnotizada.[3]

¿Cómo es posible? Porque el hipnotizado, que no necesariamente está dormido, no tiene otra fuente de información que la palabra del hipnotizador. Antes de llegar a ese punto, antes de que sea demasiado tarde, es urgente ganar la batalla política, lo que significa tomar el poder, y no conformarse con los contrapoderes, en la calle o en Internet, que de todos modos posiblemente se vuelvan impracticables. Tomar el poder significa ser capaz de ser obedecido por las fuerzas de la ley y el orden. Por lo tanto, no basta con la actividad meta-política, sino que también hay que meterse en el campo político del poder legal. Las fuerzas de la ley y el orden, que tienen la capacidad de coaccionar el cuerpo y la mente de la gente, no obedecen a la metapolítica sino al gobierno y a sus representantes locales, es decir, al Estado. Por lo tanto, debemos recuperar el control del Estado si queremos salir de la impotencia a la que nos limita la metapolítica. Esto presupone organizar a las masas de manera estructurada con vistas a la conquista del poder, lo que a su vez, e inevitablemente, presupone entrar en el juego algo ingrato de la política y las organizaciones políticas de masas.

Traduction Maria Poumier

Notas

[0] Lucien Cerise, filósofo, investigador en ciencias cognitivas y conferencista, es autor de Neuropiratas, y Gobernar por el caos (en francés).

[1] (1) « Livre Bleu du Gixel, les BBA republient la version originale (et non censurée) »

http://bigbrotherawards.eu.org/Livre-Bleu-du-Gixel-les-BBA

(2) « Alain Bauer – Manager le chaos dans une crise « totale » »

Alain Bauer es un criminólogo muy escuchado por varios gobiernos hasta el día de hoy como consultante en cuestiones de seguridad y terrorismo. Masón perteneciente al GOF, es padrino del segundo hijo de Manuel Valls.

(3) « Géopolitique du Coronavirus XI – Entretien avec Lucien Cerise »

Traducción: María Poumier

Publicación original: http://rebellion-sre.fr/entretien-avec-lucien-cerise-face-au-biopouvoir-nous-navons-pas-le-capital-economique-mais-nous-avons-le-capital-humain/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.