Armenia se rinde. ¿Cuáles son las consecuencias?

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

El 9 de noviembre de 2020, los representantes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia firmaron un « alto el fuego total ». Una derrota para Armenia, que ve desmembrada a la República de Nagorno-Karabaj en favor de Azerbaiyán. La victoria de los azeríes y sus aliados turcos, sin embargo, sigue siendo mixta debido a la presencia de casi dos mil soldados rusos, que ahora ocupan lo que queda de este enclave armenio reclamado por las autoridades de Bakú. Moscú interviene allí como fuerza de intervención, refuerza su presencia militar en el Cáucaso, evita el colapso total del frente armenio y trata de posicionarse una vez más como árbitro de los conflictos en el Cáucaso. Todo a expensas de los armenios. ¿Cuáles serán las consecuencias de esta “pax russica”?

Armenia sacrificada

Armenia cayó, con una daga clavada en la espalda y otras en el estómago. Hay más de una espada que atravesó su cuerpo, mutilándolo casi por completo con su honor a Nagorno-Karabaj.


Estas dagas llevan los colores de varios países. El de Azerbaiyán, enemigo directo de Armenia, derrotado al final de la larga guerra de 1992-94, cuando las tropas armenias de Nagorno-Karabaj hicieron retroceder a las de Azerbaiyán por fuera no solo de las fronteras del enclave, sino, además, lograron invadir siete distritos azeríes adyacentes para asegurar el territorio. El de Turquía, segundo ejército de la OTAN, candidato a la Unión Europea, negacionista heredero del genocidio armenio (además del asirio-caldeo y el griego) de 1915, y aliado de Azerbaiyán. La de Israel, que suministró los drones Harop a Azerbaiyán, dictadura con la que forjó fuertes lazos políticos y económicos en un frente anti-iraní. El de Moscú, que ha abandonado a su principal aliado por cálculos políticos que corren el riesgo de volverse contra ellos con un terrible efecto boomerang. Y el de la estrella moribunda de Occidente, convertido ahora en un hospicio para los muertos en plena senilidad, reducido a esperar el resultado de las elecciones estadounidenses y preguntarse si los calcetines y los libros son o no un bien de primera necesidad en tiempos de pandemia.

Estos tratados del 9 de noviembre fueron una inmensa espectacularización, un humo. Todas las miradas se han desviado gracias a los sofismas y los juegos de magia. Movieron los dedos de una mano para poder llamar la atención y realizar su truco de magia con la otra. Todo el mundo mintió. Azerbaiyán, que ha erigido la mentira en verdad estatal, restringiendo la presencia de periodistas internacionales en su territorio en la medida de lo posible, bloqueando Internet a sus ciudadanos y difundiendo noticias falsas repetidamente. Negar que hayan utilizado mercenarios sirios en las líneas del frente y bombardeado objetivos civiles: áreas residenciales, hospitales, escuelas, centrales hidroeléctricas. Y negarse a dar a conocer las cifras de sus pérdidas, inmensas, y que serán difíciles de justificar ante las ganancias territoriales, en definitiva, decepcionantes frente a los objetivos que se habían marcado al principio.

Las autoridades armenias también mintieron sobre el estado de preparación de las defensas, sobre el número de muertos en el frente, que extraoficialmente se acercaría a los cuatro mil, sobre la magnitud del desastre. Estaba claro que, sin la intervención rusa y la impecable coordinación de las tropas armenias, Nagorno-Karabaj no podría haber resistido esta ofensiva internacional y extremadamente armada. Ya muchos soldados que estaban en el frente dan testimonio de órdenes contradictorias y absurdas, descoordinación, deserciones vergonzosas, medios militares bloqueados y que nunca llegaron al frente. La daga que derribó a Armenia para siempre es, según algunos, los colores de la bandera armenia. Los llaman « nuestros propios turcos », esta quinta columna que pretendían deshacerse de Nagorno-Karabaj, devolverlo a Azerbaiyán y así liberarse de lo que consideraban una « carga » que habría impedido su desarrollo de Armenia. La palabra « traidor » se pronunció tan pronto como se firmaron los acuerdos, y está dirigida a muchas figuras, tanto de la vieja guardia como de la actual.

Por una vez, Turquía no ha mentido y ha apoyado a su aliado azerí directamente y sin pelos en la lengua. Donde pretende instalarse permanentemente una perspectiva pan-turca que debería alarmar no solo a Moscú sino también a Teherán, Pekín y las cancillerías europeas. Del llamado bando occidental, sólo tres países parecen no preocuparse por este expansionismo turaniano que sólo el futuro nos dirá si fue grave o malo. En primer lugar, para Estados Unidos, el pan-turquismo organizado a la medida impide cualquier convergencia euroasiática entre Europa, Rusia y China, sembrando problemas y conflictos. Luego, el Reino Unido, una potencia talasocrática que ha estado invirtiendo en el petróleo azerí desde finales del siglo XIX, y que se ha mantenido muy discreta durante todo el conflicto armenio-azerí. Y finalmente, uno de los grandes aliados de Azerbaiyán, Israel, que suministró armamento a las tropas de Bakú y que no estaría descontento de presenciar la dislocación de Irán debido a las revueltas de sus minorías de habla turca, como los afchars, azeríes y kachgais.

¿Cuáles son las consecuencias?


Se está desmantelando Nagorno-Karabaj. Los acuerdos del 9 de noviembre confirman la entrega de muchos de sus territorios a Azerbaiyán, dejando a los armenios con solo unas pocas áreas alrededor de la capital Stepanakert, y al norte. El estado final de lo que queda de Nagorno-Karabaj aún no se ha determinado. El riesgo de desaparición total de los armenios locales no puede descartarse a largo plazo si estos territorios quedan bajo el control de las autoridades azeríes, cuyos sentimientos hacia los armenios no son un misterio.

Otro punto fundamental de estos acuerdos es la creación de un corredor entre Azerbaiyán y su enclave de Nakhichevan a través del territorio armenio del sur de Syunik. Al ser Nakhitchevan una frontera con Turquía, es uno de los viejos sueños pan-turcos que se harán realidad en los próximos años: crear continuidad entre Turquía, por lo tanto, sus costas del Mediterráneo y el Mar Negro, y Azerbaiyán, el Mar Caspio y sus ricos depósitos de hidrocarburos. Aquí está la respuesta a por qué Armenia y Nagorno-Karabaj son fundamentales y deben ser preservados y apoyados a toda costa: son los únicos dos Estados que rompen la continuidad territorial turca entre Estambul y Xinjiang. Se está derribando esta barrera que amenaza con perturbar profundamente el Cáucaso, Asia Central y los Balcanes.

Evidentemente, es demasiado pronto para sacar conclusiones definitivas de estos acuerdos, ya que la situación sobre el terreno sigue siendo frágil y cambiante. Por otro lado, si nos fijamos en los hechos y el contexto regional, sin embargo, es posible concebir posibles consecuencias para los principales actores de este conflicto que se prolonga desde hace treinta años.

Primero, la vida política e internacional de Armenia. Es probable que esto resulte profundamente molesto, incluso entre la diáspora, especialmente en Francia y Estados Unidos. Si bien la derrota armenia tiene sus raíces en una serie de causas, es innegable que el actual gobierno del primer ministro Nikol Pashinián tiene grandes responsabilidades. Procedente de la sociedad civil y el periodismo, llegó al poder en 2018, luego de protestas masivas que provocaron la renuncia del controvertido expresidente Serzh Sargsián que aseguró la alianza militar, económica y política del país con Rusia, pero también fue el garante del sistema oligarca armenio y su corrupción. Moscú siempre ha considerado a Pashinián como excesivamente pro-europeo y liberal. Gran parte de sus partidarios y miembros del gobierno, a menudo formados en ONG europeas y procedentes de allí, como Pashinin, de la sociedad civil, han criticado abiertamente en varias ocasiones las alianzas con los rusos, incluida su presencia militar, deseando un giro filo-occidental y liberal. Discurso audible para Moscú, que ya ha tenido que afrontar las « revoluciones de color » en Georgia, Ucrania y Serbia, con los resultados que conocemos, y que está profundamente preocupado por las protestas en Bielorrusia. Durante los primeros días de la guerra, Pashinián telefoneó repetidamente a Putin, quien no le respondió, diciéndole que Moscú no intervendría en el conflicto. Las divagaciones y la inexperiencia, si no la incompetencia, de gran parte del séquito de Nikol Pashinián y del propio Pashinián, factores que ya habían desestabilizado las instituciones del país, hicieron el resto. Es una consecuencia legítima suponer que el primer ministro armenio tendrá que elegir entre la dimisión y el sometimiento total a Moscú, lo que en cualquier caso marcará el final de su carrera política.

Rusia era el dueño de los juegos de estos acuerdos hechos a espaldas de los armenios. Esto derrocó al resto de miembros del Grupo de Minsk, mostrando así la decrepitud de las instituciones internacionales, incapaces de resolver nada, y negoció directamente con los contendientes. Turquía, que ha estado muy involucrada en el conflicto y cuya victoria fortalecerá el poder de Recep Tayyp Erdogan, no fue invitada a la mesa de negociaciones y no está incluida en los acuerdos. Esto provocó su protests, ya que quería enviar « porteros » a Nagorno-Karabaj, para acentuar su activismo militar (1). En cualquier caso, estos acuerdos no pueden verse como una victoria rusa. Por el contrario, marcan un declive por parte de Moscú, que sin duda refuerza su presencia militar en el Cáucaso, pero al mismo tiempo provoca la desafiliación de todos los armenios, que eran tradicionalmente aliados de Moscú, el posterior alejamiento de los georgianos, cuyass regiones de Abjasia y Osetia del Sur están bajo el control de los rusos y Azerbaiyán, a quién se le ha impedido « reclamar » el resto de los territorios y expulsar a toda la población armenia. Estos acuerdos también permiten que el eje pan-turco se fortalezca en el Cáucaso, lo que seguramente creará nuevas tensiones entre Moscú y Ankara.

En lo que respecta a Azerbaiyán, la presencia militar rusa difícilmente se adaptará a las autoridades en Bakú. Detrás de las atronadoras declaraciones de las autoridades, hay en realidad un sentimiento de « victoria mutilada » que podrían poner a prueba el régimen del clan del presidente Ilham Aliyev, cuya familia está en el poder desde 1969. Su régimen ya no tiene el pretexto de la guerra contra los armenios para legitimar su poder y su sistema cleptocrático, especialmente en un período marcado por la caída de la moneda local, el manat y el precio del petróleo, única riqueza de Azerbaiyán. Por tanto, el régimen correrá el riesgo de tener que elegir entre la reforma, y ​​por tanto el riesgo de colapso, y el apoyo de los turcos, ya muy (excesivamente, para algunos) presentes en las instituciones políticas y militares azeríes.

La victoria azerí-turca trastorna la geopolítica del Cáucaso desde diferentes puntos de vista, en particular el demográfico. Los territorios anexionados a corto y largo plazo por los azeríes serán rápidamente repoblados por colonos de habla turca, como fue el caso de Nakhichevan, donde el elemento armenio fue borrado casi por completo durante el período soviético, o en el caso de Chipre del Norte, donde aproximadamente el 30% de la población de habla turca es de Anatolia. Este programa debería alarmar al máximo a Rusia, Irán y China, porque podría dar pretextos a sus numerosas minorías turcas y crear malestar en Asia Central, donde Ankara ha estado tratando de infiltrarse desde la dislocación de la URSS. Y donde China está invirtiendo medios colosales en el marco de la Nueva Ruta de la Seda.

Irán, en gran parte ausente del juego del Cáucaso, es engañado por la rendición armenia y la victoria de Azerbaiyán, donde se izaron banderas israelíes junto con las turcas y nacionales. Teherán mantiene excelentes relaciones con Ereván, lo que le permite eludir en parte el bloqueo impuesto por Estados Unidos y sus aliados rezagados. Apoya a los chiítas de Siria, mientras que los turcos le hacen la guerra. La victoria de Azerbaiyán correrá el riesgo de alimentar las tendencias autonomistas e incluso secesionistas de la gran comunidad azerí ubicada en el norte de Irán. Además, la creación de un corredor que conecta Azerbaiyán con su enclave de Nakhichevan y pasa por Armenia inevitablemente perjudicará a la economía fronteriza del norte de Irán, porque anteriormente las autoridades de Bakú tenían que pasar por allí para llegar al Nakhichevan. Por último, la presencia de mercenarios sirios y libios enviados por las autoridades turcas para combatir preocupa profundamente a las autoridades iraníes.

Para profundizar:

Eric Hoesli: A la conquête du Caucase. Épopée géopolitique et guerre d’influence, éd. Syrtes

Markar Melkonian: La route de mon frère, éd. Thaddée

Taline Papazian: L’Arménie à l’épreuve du feu, éd. Karthala

Maxence Smaniotto: L’Arménie au-delà des clichés, éd. Thaddée

Notas:

1. Turquía ocupa el norte de la isla de Chipre desde 1974 y tiene bases militares en Somalia, el Kurdistán iraquí, Qatar, Libia, el norte de Siria, Albania y, próximamente, Azerbaiyán. Sin embargo, logró que se aceptara un puesto de vigilancia ruso-turco en Nagorno-Karabaj.

Fuente: http://rebellion-sre.fr/larmenie-capitule-quelles-consequences/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.