Solar Asceticists Productions: Entre el Black Metal y la Tradición

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera Entre el Black Metal y la Tradición, el cerebro del sello underground y artesanal Solar Asceticists Productions, Carl-Hugo Pinto-Sendra responde a las preguntas de Rébellion y nos hace descubrir su visión y sus proyectos.

R / El Black Metal en sus distintos aspectos ha sido el centro de su sello Solar Asceticists Productions y de sus otras iniciativas desde el principio. ¿Puedes, para empezar, contarnos sobre tu viaje personal y tus actividades dentro de la esfera del Black Metal? ¿Cómo se enteró y por qué este interés por este estilo?

Hola y gracias por esta entrevista. Como muchos, fue en mi adolescencia cuando una cierta atracción por el contenido subversivo y las formas de arte “ocultas” en general me llevó al borde del vasto universo del Black Metal. Desde este descubrimiento y hasta ahora, lo que sostiene mi pasión por esta música es su orientación contra corriente, sacando sus raíces más allá de las estructuras establecidas, lejos de las miradas superficiales. Hay una oscuridad necesaria en este movimiento musical, que toma la forma de un viaje que atravesamos de manera introspectiva. Siempre he visto esta música como una expresión iconoclasta casi “nietzscheana”, muy alejada de las concepciones morales. En mi visión, entonces, esta oscuridad justifica la luz y es parte de un desarrollo importante en mí. Esta visión es similar a la que describió Jean-Marc Vivenza sobre la “noche negra del alma” en uno de sus números anteriores.

Así que muy rápido intenté encontrar mi lugar, participar y contribuir, a esta escena que me fascinaba. Entonces multipliqué la organización de conciertos, creaciones de visuales y “microestructuras”, a menudo en mis inicios con grandes deficiencias y una gestión inestable – hasta que me crucé en el camino de un músico devoto (“Sk Sk”) durante un concierto en Montpellier con el que montamos nuestros primeros experimentos y proyectos musicales de Black Metal: KLLK y Apotheosis, luego Avitum más tarde. Después de un poco de experiencia escribiendo crónicas musicales en webzines especializadas, conocí a Louis Germain/LawOfSun con quien diseñé la webzine MITHRA. Templezine, que ahora está inactivo después de tres años de existencia. ¡De MITHRA! ¡Templezine nació con la etiqueta Mithra! Infrasound posteriormente pasó a llamarse Solar Asceticists Productions. Luego siguió la sub-etiqueta Le Recours aux Forêts Productions y el actual heredero de Mithra! Templezine en formato papel, el fanzine Hymnes & Sacrifices.

 Tus etiquetas parecen tener un enfoque muy “hágalo usted mismo” e instintivo en su forma. ¿Cuál es su enfoque para elegir sus colaboraciones con grupos? ¿Cuáles crees que son las obras más importantes de SAP?

Esta parte del “hecho en casa” es muy importante en la filosofía de la etiqueta, quiero asegurar que, desde el diseño de las ediciones, hasta los contactos con compradores y grupos, los enfoques se presenten a “escala humana”. Esto se debe en parte a que me posiciono sobre todo como cliente activo en muchas etiquetas de la escena “underground” y me gusta que un objeto sea trabajado con mimo y devoción, por eso también hablo a menudo de los “artefactos” para mis ediciones. Entonces son ediciones de “artefactos” que preparo siguiendo estrictamente el universo del grupo que produzco. A veces he incorporado huesos triturados, incienso regular, edelweiss secos e inclusoSalvia divinorum. Con mi amigo Brennos Invictus que se unió a la estructura este año, viajamos por la web para encontrarnos con proyectos musicales que corresponden a un marco de lectura de Black Metal específica de nuestros mundos. Lo que nos interesa sobre todo es la atmósfera que se genera, los temas y la energía que se desprende de las composiciones, respecto a las inquietudes de la calidad “sonora” y las cuestiones sobre la capacidad de los artistas para generar el sonido. El dinero, eso se lo dejamos a las grandes firmas, no tiene cabida en nuestro enfoque del Black Metal y sus subgéneros.

Estoy orgulloso de todas mis producciones sin duda, quizás más aún cuando pasó que eran grupos que ya llevaba mucho tiempo siguiendo, como Primitive Knot (también recomiendo su otro proyecto Electro/Industrial, Autox – “Demonios del capitalismo tardío”) y Cenizas.

Vemos día a día en determinadas plataformas musicales un nuevo interés por el formato de casetes de audio, y esto en estilos cada vez más amplios en Bandcamp y sitios de distribución más “especializados”. Ya conocíamos el reciente resurgimiento del vinilo, pero ¿cómo explicas este renovado interés por un formato olvidado durante tanto tiempo? ¿Es este el efecto de la “hipsterización”, una idea para luchar contra las nuevas tecnologías o una verdadera pasión por este formato?


La producción de casetes de audio nunca se ha detenido en ciertos círculos musicales, tanto en Black Metal como en Harsh Noise/Power Electronics, Rap Underground (los famosos “mixtapes”) o incluso Crust y Grindcore. Durante mucho tiempo ha sido el formato por excelencia de los entornos “subterráneos” tras su caída al inicio de este nuevo milenio. Hasta ahora, como tendencia y apoyo de los círculos hipster, ciertos géneros más mundanos se injertaron en estas ediciones analógicas marginales. Posteriormente aparecerían multitud de industrias y fábricas especializadas o simplemente ofreciendo duplicaciones con, esta vez, una calidad de sonido mucho más nítida, opciones de personalización casi infinitas (colores de cada parte del cassette, colores de las cajas…).

Por tanto, podemos hablar al principio de un interés por la marginalidad del formato, que con el tiempo ha contribuido a desarrollarse en lugares más frecuentados. Sin embargo, es una pena que no haya forma de diseñar casetes de audio completamente reciclados o con materiales ecológicos.

También eres músico en algunos grupos y proyectos musicales, más o menos del Black Metal. ¿Qué nos puedes decir de la forma en que percibes la composición musical y si aplicas la misma inversión que a través de tu sello u otras estructuras? Temas con atmósferas visuales y sonoras, su grupo K.L.L.K parece estar orientado hacia los escritos de Julius Evola (con muchas citas) y Mircea Eliade. ¿Cómo explicarías esta conexión entre tu música y estos dos autores?

La implicación, si hablamos en grados sigue siendo la misma, es simplemente el soporte el que cambia, así como la forma final, y quizás el tiempo concedido, porque puede suceder que dependiendo de los períodos toda esta nebulosa se vuelva extremadamente una pérdida de tiempo. Por ejemplo, cuando respondo a esta entrevista, cambios colosales me han hecho retrasar tres de nuestros lanzamientos en nuestro sello Solar Asceticists Productions. En un proyecto musical basado en la improvisación como el que tenemos en Apotheosis, el tiempo de composición se reduce inmediatamente a cero, lo que incluso nos permite hacer conciertos y preparar como actualmente nuestro próximo lanzamiento en el sello californiano Gray Matter Productions para finales de septiembre en otros lugares. ¡Incluso tuvimos la oportunidad de compartir escenario con el grupo polaco Batushka en París hace dos años y más recientemente una cita con los quebequenses de Délétère! Este proyecto evoluciona más en un estilo experimental cercano a la música Drone/Dark Ambient y Ritualist Folk. En cuanto a Avitum, el grupo lleva un tiempo en pausa, el último lanzamiento se remonta a 2015 en el sello Burgundy Atavism Records, es nuestro único proyecto musical politizado. Lo que nos lleva a K.L.L.K que es el grupo principal de nuestro círculo, alrededor del cual gira todo desde 2010.

Si bien lo que más nos interesó a la luz de nuestras primeras grabaciones con “Sk Sk” fue sobre todo puramente transgresor, incluso provocador, muy rápidamente supimos incorporar elementos más inmanentes y esotéricos a K.L.L.K, lo que nos llevó a incluso a escala personal para descubrir y profundizar aún más nuestro conocimiento en la materia. Fue durante este período que descubrí a varios autores, entre ellos Julius Evola, que jugó un papel fundamental en mi desarrollo y el de K.L.L.K, incluso creando todas mis estructuras en el futuro. La visión evolutiva que más se aplica en los temas del grupo es tanto la del ascetismo que encontramos en La Doctrina del Despertar como la del camino iniciático para trazar el perfil de una especie de übermensch revisitado bajo la expresión “hombre diferenciado” que usa en su libro Cabalgar el tigre. Mircea Eliade por su parte, en su obra principal El mito del eterno retorno nos permite aportar una dimensión más mitológica y “ritual” a temas como las composiciones. Hago voluntariamente referencias a otros autores como Maria de Naglowskia, Ananda K. Coomaraswamy (La Doctrina del Sacrificio), René Guénon (El Reino de la Cantidad o los Signos del Tiempo) o incluso Savitri Devi (Perfección eterna y evolución cíclica, publicado por Ars Magna). Cada una de nuestras salidas narra un viaje, el camino de un autarca o incluso una iniciación, presentado con un orden “cíclico” particular, y una tendencia irresistible a querer salir de una época que nos conviene más a medida que avanzamos de su desapego a lo Sagrado y la Naturaleza. Si a eso le añadimos un interés particular por los cultos de los misterios mediterráneos, ¡obtenemos una especie de sincretismo bastante singular!

La evolución del Black Metal desde sus orígenes – satánicos, subversivos, paganos y blasfemos – hasta nuevas oleadas de grupos con temas y letras más naturalistas, filosóficas e incluso abstractas. ¿Cómo percibe esta “evolución”? ¿Sigue viva esta corriente o se ha convertido en una pálida copia de los “grandes antepasados” de los noventa? ¿Existe un Black Metal cristiano?

Como dices, creo que el Black Metal ha experimentado cambios significativos durante la última década, con la aparición de ramificaciones tan numerosas como diversas. A veces fue por elementos ya presentes al final de la segunda ola (mediados y finales de los 90) o por elementos provenientes de estilos musicales completamente diferentes más tarde. Intentaré hacer un inventario rápido de algunas de estas líneas:

– el subgénero Atmospheric Black Metal, que ha sido muy popular durante los últimos diez años. En parte estuvo influenciado por álbumes importantes del final de la segunda ola, en particular “Dead as Dreams” de los estadounidenses de Weakling, “Pale Folklore” de Agalloch, “Heathen” de los finlandeses de Wyrd y “Autumn Aurora”. Ucranianos de Drudkh. Se destaca por su enfoque a menudo naturalista, una elección de sonido más “aireada” y composiciones envolventes.

– la corriente del Black Metal ortodoxo, que toma un desvío más teológico, en su interpretación luciferina o resultante del llamado satanismo teológico, con composiciones muchas veces más “técnicas”. Podemos fechar un disco precursor como el de culto “De Mysteriis dom Sathanas” de Mayhem y luego más “formal” y tardío, pero no menos culto, “Si Monumentum Requiere Circumspice” del francés de Deathspell Omega.

– el subgénero Black Metal Ambient, que diluye sus composiciones en largos rangos musicales, distantes e inmersivos al mismo tiempo. Esta vez, los primeros álbumes del género se remontan a los álbumes de Burzum e Ildjarn en plena segunda ola en Noruega. Otras obras han dado forma al género, entre las que destacan “Nocturnal Poisoning” de Xasthur, “Supremacy” de The Eye, luego buena parte de los grupos del Russian Blazebirth Hall (Branikald, Forest, Raven Dark) y toda la discografía suiza de Paisaje de invierno.

– un subgénero importante también, el Pagan Black Metal que también extrae sus fuentes de la segunda ola, ve el final de la primera (finales de los 80) con el pionero del género Bathory, luego seguirán otros grupos de la segunda ola como Enslaved – el álbum “Eld” es imprescindible – Ulver o incluso más tarde Windir hasta nuestros contemporáneos ingleses de Winterfylleth. Destaca por su enfoque pagano, mitológico y épico, tanto en los temas como en las composiciones.

– Lo que yo llamo el Black Metal “adorador” (también llamado Black Metal Bestial o más generalmente Black/Death Metal), una de las corrientes más inaccesibles por su violencia tan musical como temática, cruzando regularmente sus influencias sonoras con el Death Metal. Los precursores son tanto parte de la primera ola, desde los canadienses de laBlasphemy hasta los estadounidenses de Von, como de la segunda ola hasta su final, Beherit, Archgoat, Profanatica, Bestial Warlust, Order from Chaos, Black Witchery, Bestial Summoning.

He hecho una breve síntesis aquí y he excluido deliberadamente otras ramificaciones específicas del género, ¡las influencias son extremadamente vastas hoy! Tendría la tendencia a decir que esta evolución, al menos de los temas, se explica por un proceso completamente natural, por un lado, por la capacidad de los actores de la escena para renovarse sin “desviarse” y por otro el acceso ilimitado a información instantánea, esta última permitiendo a todos especializar la orientación de su grupo según criterios más personales y amplios que nunca. Los inconvenientes de tal “democratización” posiblemente sean una apertura a veces poco dominada que termine por “distorsionar” la esencia misma del Black Metal y también un espíritu de comercio impulsado por cierto oportunismo proveniente de las estructuras como de los grupos.

Yo habría tendido a decir que, en cualquier caso, desarrollar alguna forma de satanismo es hacer que el cristianismo exista a través de la adversidad, por lo que la presencia cristiana a menudo se apoya. Dicho esto, podemos encontrar grupos que se apoyan directamente en una espiritualidad cristiana fuerte y encarnada. A menudo son víctimas de un cierto desprecio por parte de la mayoría de la escena del Black Metal, pero podemos citar algunos como Antestor, Crimson Moonlight y el enfoque cristiano gnóstico de Reverorum ib Malacht. En Francia, está el proyecto musical de Constantinopla, pilotado por un muy buen amigo mío, Saurus Devletian, y su relación con la religión está dominada por su proximidad a Action Française y su lectura de Charles Maurras. ¡Su primer EP “Dieu, la Rue, la République” también fue lanzado en mi sello!

¿Cómo explicar la importante difusión del Black Metal en los círculos europeos radicales? ¿Es para ti un vector de mensaje o una herencia europea? ¿Existe un Black Metal “Antifascista”? ¿Cuál es su margen de distribución y cómo se recibe?

R. Hay bandas que abrazan temas políticos o ideológicos radicales, a veces bajo la etiqueta NSBM (Black Metal nacionalsocialista, con bandas como Der Sturmer, Elitism, Wolfnacht y Aryan Kampf 88) mientras que algunas se ocupan más del nacionalismo: vemos el patriotismo en sí mismo, con temas menos “sulfurosos, y aquí estoy pensando en grupos como Peste Noire (esencial en muchos aspectos, especialmente para una audiencia francófona), Caverne, Forteresse, Kroda o incluso Crystallium. Incluso podemos encontrar grupos como Menegroth o Frangar que hacen del fascismo italiano una parte importante de sus temas u otros guiados por el ocultismo nazi y la Sociedad Thule, como Spear of Longinus (“El Yoga del Nacionalsocialismo” & “Nazi Occult Metal”), Maleficent (“Encounter with the Beast”) y Black Magic SS (toda la discografía). Partiendo de esta premisa, no es difícil imaginar que en un movimiento de rock esta música se haya extendido entre los activistas a gran velocidad a lo largo de los años. También lo vemos con el gran crecimiento de festivales en Europa especializados (o tolerantes) en estas orientaciones (el Hot Shower Festival, la Noche de Honor, el Steelfest o incluso el Asgardrei en Ucrania) y la proximidad indirecta o partidista con el Regimiento de Azov. ¡Desde los inicios hasta su estado actual, así los rusos de Blazebirth Hall, pasando por los alemanes de Absurd y Burzum en Noruega a principios de los 90, hasta esta miríada de grupos contemporáneos, podemos decir que la compatibilidad está más que demostrada!

Si se puede hacer un inventario en la superficie, no es menos difícil explicar cómo esta chispa de “disidencia disidente” tiene sus raíces en la política. Según mi punto de vista, eso podría explicarse por un profundo rechazo al orden establecido, un rechazo a una Europa – a menudo post-1945 – castradora y una reconexión con un pasado que estamos intentando hacer desaparecer, que pierde su identidad de grandeza. Estos tres sentimientos proyectados por un Black Metal decididamente helado, oscuro y violento, en mi opinión, ayudan a trazar el paralelo entre una visión fatalista de Europa mientras alimentan profundamente la llama de cierta revuelta en los corazones de los seguidores, como en los que no están en el suelo. Para mí es, por tanto, sobre todo hoy en día, un vector importante que no contradice la lógica militante de una lucha política.


Y como actualmente no es concebible generar una idea sin tropezar con obstáculos, existe por supuesto una reacción adversa muy reciente que responde a la etiqueta “RABM” (Red and Anarchist Black Metal) inspirada en un movimiento como RASH*. La gran diferencia con la columna vertebral del Black Metal original, además del vacío interestelar de tal enfoque, si es solo una reacción superficial, es que muchos de estos grupos provienen de los círculos Crust, Grindcore, D-beat o Power Violence, y muy a menudo solo tienen el nombre de “Black Metal” y un poco de imágenes, siguen siendo grupos con contornos musicales punk. Se hizo la excepción para grupos de la Région des Cascades en América, como Panopticon y Anicon que, aunque libertarios, orientan su música hacia concepciones de tipo anarco-primitivista y naturalista, con contenido musical de calidad. Gran parte de esta escena parece estar teniendo cierto éxito en los Estados Unidos (¿coincidencia?) y Canadá, con webzines especializados de gran circulación que ondean con orgullo los colores del antifascismo. Estas revistas web populares en la web son Cult Nation (incluso distribuyen merchandising político), Metalsucks (que realiza investigaciones políticas directamente sobre la vida privada de los músicos) o Noisey de la revista VICE (más convencional). En cuanto a su acogida, diría que muchos grupos proceden de Estados Unidos y que son las estructuras, etiquetas como webzines, las que contribuyen más que en gran medida a su distribución. En Europa, el “RABM” y la filantropía en la escena siguen siendo bastante anecdóticos.  

Lanzaste una sub-etiqueta, “Recours aux Forêts Productions”, para presentar más grupos de “Neofolk/Dark folk”. ¿Es este estilo importante para ti? Me parece que has decidido acabar con esta estructura, ¿por qué has hecho esa elección?

Neofolk ya formaba parte de Solar Asceticists Productions en el pasado, edité el primer lanzamiento del trío de Toulouse Lisieux en 2016, pero con la orientación del sello hacia una cuadrícula de lectura más Black Metal, se estaba volviendo un poco más complicado hacer coexistir los dos estilos musicales. Desde julio de 2017 conocí al músico multi-instrumentista Kruksog en mi camino y fue a partir de ahí que se desarrolló la dinámica de Recours aux Forêts Productions. Este estilo es importante para mí porque, como el Black Metal, despierta en mí sentimientos similares a través de su sobriedad estética, el tono desencantado de sus melodías y su estética europea.

¡Elegí cerrar el capítulo Le Recours aux Forêts Productions después de solo un año de existencia, porque además de la sobrecarga de trabajo generada, me di cuenta de que en realidad podía encontrar el equilibrio en un solo sello, entonces las próximas producciones de este tipo estarán ahora en Solar Asceticists Productions!

Dark Folk y Neofolk afirman ser “eurocéntricos”. Para usted, ¿son estos estilos de música la expresión de valores verdaderamente europeos? Con una cierta forma de “democratización” de la música underground en estos días, ¿este tipo de música para ti te lleva a diluir sus palabras? ¿Cómo recibe el público a los grupos de estas etapas?


Es bastante difícil posicionarse en esto porque muchos grupos de Neofolk y Dark Folk utilizan una imaginería y ciertos temas que atraen hacia las viejas tradiciones de Europa, a veces con un excesivo juego de provocación, pero en el fondo muchos vienen de ya sea de los círculos punk o de la música industrial. El ejemplo de Death in June que empezó con una banda de Punk Rock llamada Crisis y que, tras un gran evento del grupo, se convirtió en una receta de secuela más marcial y transgresora a mediados de los 80. En otro género, pero todavía bastante cercano, está la Música Pop/Industrial Militar de Laibach, muy inspirada en temas radicales europeos en la superficie, mientras que los integrantes del grupo han estado desde su creación en el eje izquierdo de la política. Es una historia de la diferencia entre lo que representa conceptualmente una música y lo que la impulsa. En términos absolutos, tendería a decir que, si un individuo puede estar buscando música que le parezca “eurocéntrica”, que no está demasiado preocupado por la implicación política de los miembros del grupo, entonces sí podrá encontrar un universo correspondiente a lo que está buscando. En resumen, diría que este aspecto “eurocéntrico” no es Neofolk en su expresión directa, sino una reinterpretación puramente estética.

Como hemos visto para el Black Metal, ningún medio escapa a esta gran disolución del pensamiento que consiste en crear “espacios seguros” a toda costa y suavizar cualquier relieve que sea un poco demasiado “nítido”. Entonces estos círculos también se ven afectados, las polémicas y presiones antifascistas son constantes entre grupos que actúan en directo como Death in June o Blood and Sun por ejemplo y creo que eso contribuye a perder de vista el espíritu original de estas músicas. Incluso vemos cada vez más proyectos musicales que tienen solo el marco musical de Neofolk, con elecciones artísticas impulsadas por el deseo de romper con el pasado. Seguramente esto es por miedo a tener una retroalimentación negativa, pero en mi opinión, estas elecciones llevan a destruir el carácter anticonformista y transgresor de toda la historia de Neofolk y sus derivados, lo que encuentro perfectamente lamentable.


También escribes columnas y aportas entrevistas para un fanzine de papel llamado “Hymns & Sacrifices” con un equipo de editores, ¿puedes contarnos más sobre los antecedentes del proyecto?

Hymns & Sacrifices es la sinergia de varios editores que, tras el cierre de Mithra! Templezine, han decidido reorientarse lejos del procesamiento informático y los repetidos zumbidos que contaminan las redes hoy. Nos pareció que el formato de papel era el más adecuado para este enfoque “revolucionario”, además de ampliar nuestra gama de posibilidades en términos de elección de redacción y libre expresión. ¡La cuadrícula de lectura es similar a la de Mithra! Templezine, un eclecticismo “coherente” (al menos para nosotros), con géneros que van desde Black Metal, Industrial/Noise Music hasta Neofolk y Experimental Music, incorporando gráficos y creaciones visuales de artistas cerca de nuestra nebulosa. También se relaciona con la idea ya explicada anteriormente de volver a una escala humana, esto es importante para nosotros y es parte de una visión de clan de un futuro que compartimos.

¿Cómo apoyar su enfoque? ¿Tienes algún próximo proyecto?

Puedes encontrar todos estos proyectos y estructuras musicales en gran parte de las redes, desde Facebook hasta Bandcamp (¡para escuchar las producciones y hacer pedidos online). La excepción es el fanzine Hymnes & Sacrifices, que solo se puede obtener por correo electrónico o dependiendo de la disponibilidad de stock, en las distribuciones en línea Steelwork Machine, Solar Asceticists Productions y Corde Raide Productions (Quebec). ¡Tenemos una dirección de Paypal para aquellos que deseen donar también! (solarasceticists.productions@yahoo.com)

En estos momentos estamos preparando la segunda parte del fanzine Hymnes & Sacrifices, la próxima producción de Apotheosis se estrenará a finales de septiembre como se indicó anteriormente, estamos preparando el próximo disco de K.L.L.K. así como conciertos para finales de 2019 y estamos en busca de Solar Asceticists Productions para nuestros próximos lanzamientos, a saber, Pale Roses (Dark Folk, Brittany) y Maquerelle (Experimental Black Metal, Châlon-sur-Saone). Estamos en proceso de constituir un colectivo para reunir todos nuestros proyectos y por mi parte estoy preparando una especie de “artzine” con obras de artistas independientes y algunos artículos culturales.

Una vez más, gracias por esta entrevista y ¡hasta pronto!

Gracias a Carl-Hugo Pinto-Sendra por sus respuestas.

Entrevista realizada por Louis Alexandre

Para seguir y apoyar esta etiqueta:

https://solar-asceticists-productions.bandcamp.com

Nota: *Red and Anarchist Skinheads

Fuente: http://rebellion-sre.fr/solar-asceticists-productions-entre-black-metal-et-tradition

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.