Re-encantando el mundo: los Wandervögel, logros y extensión revolucionarios

La experiencia del movimiento juvenil alemán de los Wandervögels es la fuente de inspiración para una editorial asociada, les amis de la Culture Européenne. Mediante la aportación de documentos sobre el tema, intenta transmitir el espíritu de las « aves migratorias » alemanas. El lanzamiento de una colección muy hermosa de fotografías de principios del siglo XX sobre la primera generación de Wandervögels, nos da la oportunidad de volver al tema.

A través de este artículo, intentaremos poner el movimiento Wandervögel original en contexto con nuestro mundo contemporáneo. Hoy en día ciertos grupos, especialmente los alemanes, continúan reclamándose herederos de esta corriente y tienden a perpetuar su herencia. Incluso si se mantiene el espíritu de relación con la naturaleza, la reanudación de la ropa del joven Wandervögel de antes de la guerra roza de anacronismo en nuestra opinión. Por lo tanto, nuestra charla se centrará más en la ética de Wandervögel y cómo puede proporcionar apoyo para la conciencia revolucionaria, tanto individual como colectiva.

Un movimiento alborotador dentro del conformismo guillermino

La creación de los Wandervögel tiene lugar en Stieglitz, en el suroeste de Berlín, dentro de la empresa taquigráfica (1) de un Gymnasium (2). En el origen de su creación, existen dos personalidades clave: Karl Fischer y Hermann Hoffmann. Las lecciones de taquigrafía fueron rápidamente reemplazadas por la organización de caminatas cortas y luego excursiones en los bosques y en los valles de la región. Sin embargo, una diferencia de tamaño opone a los dos hombres. De hecho, Hermann Hoffmann se contenta con liderar su grupo de jóvenes matriculados en cursos de taquigrafía y entusiastas del senderismo con el benevolente acuerdo de las autoridades escolares legales. A través de este estricto control, el pequeño grupo mantiene un vínculo con los valores burgueses propios de la Alemania del Káiser Guillermo II.


Por el contrario, la personalidad de Karl Fischer pretende ser subversiva. Él en persona está desarrollando un programa de mantenimiento físico radical. Esta preparación extrema, por su contacto con el medio natural y su rechazo a los estándares burgueses, rompió con los programas educativos de su época. Con un discurso con tintes libertarios dirigido a la juventud alemana, Karl Fischer defiende el modelo de un Geist (un espíritu) en contacto con la naturaleza.

Por lo tanto, tiene la intención de continuar el trabajo de su predecesor enfatizando el aspecto del yo ya presente. En ese sentido crea un silbido y un saludo de reconocimiento, fortaleciendo así el vínculo comunitario. Sobre todo, esta idea de desapego de la vida cotidiana, de búsqueda de un Weg (un camino) fuera de la alienación de lo « común », encuentra en Karl Fischer una traducción social: la búsqueda de ese camino alternativo debe conducir a una fase de rebelión frente a los valores de esta Alemania fin-de-siècle, considerada anticuada. Se trata entonces de liberarse antes de liberar a la sociedad en su conjunto, en un movimiento ascendente.

El movimiento decisivo para la creación de lo que aún no se llama Wandervögel tuvo lugar el 4 de noviembre de 1901, en una reunión en uno de los ratskeller (3) de Stieglitz. Allí están presentes adultos y escolares, todos ligados por su adhesión a las ideas inconformistas de Karl Fischer. Quieren formar un movimiento juvenil marcado por el sentimiento de libertad, responsable de transmitir fuertes valores a sus compañeros. Muy rápidamente, se redactaron estatutos y reglamentos. La idea del nombre del movimiento la da Wolf Meyen, aprendiz de mecánico: se adopta el término Wandervögel (4).

Las caminatas, cada vez más importantes, se suceden a lo largo del Reich, facilitadas por la desaparición de las fronteras internas de Alemania bajo la acción de Otto Von Bismarck. Este sentimiento de inmensidad, de abrir el campo de las posibilidades, es plenamente tenido en cuenta por los miembros del Wandervögel, capaces de desarrollar su ideal a grandes distancias. Están comenzando a surgir muchos grupos locales, especialmente en las universidades, y se crean boletines de enlace.

Entonces, ¿es esto una ruptura completa con el mundo moderno? De hecho, debemos matizar en este tema. Digamos más bien que el movimiento pretende retener de estos últimos elementos de acuerdo con su ethos. Así, el vínculo con la civilización urbana y moderna se puede mantener a través de editoriales profesionales. Las obras en cuestión, por sus temáticas (rechazo al racionalismo, la técnica, la ciudad) representan un corpus que debe ser capaz de preparar el “recurso a los bosques” en Jünger. Esta es una originalidad del movimiento Wandervögel: utilizar ciertos medios puestos a disposición por el mundo moderno para armarse mejor contra él y así forjar su ciudadela interior.

Sin embargo, aparecen disensiones entre Karl Fischer y sus camaradas, en particular sobre la naturaleza de las caminatas organizadas, entre los defensores de las iniciativas locales y los defensores de iniciativas a gran escala como esta Ostmarkfahrt (ruta por los pasos del Este con la frontera rusa) comisariada por Karl Fischer. La oposición se intensificó y el 29 de noviembre de 1904 se produjo una escisión que dio lugar a la creación de un Wandervögel, e.V. zu Sterglitz, este nombre es comparable al estatuto francés sobre asociaciones bajo la ley francesa de 1901. Karl Fischer fue encontrado ante una situación de crisis y su trabajo tiende cada vez más a escapar de él. Su intento de reestructuración fracasó y murió solo en Berlín en 1941.

Por lo tanto, es en vísperas de la Primera Guerra Mundial que detenemos este modesto recordatorio contextual en términos de límites cronológicos. Los Wandervögel luego se vieron sometido a una fuerte politización en el período de posguerra y luego al entrismo de los adultos, maestros y otros directores de escuela, ayudó a socavar los cimientos originales del movimiento. La aventura terminará definitivamente con la llegada del nacionalsocialismo, a pesar de las advertencias dadas por Ernst Niekisch (5) y algunos otros intelectuales. Sus miembros se integrarán gradualmente en las Juventudes Hitlerianas de Von Schirach.

Principios éticos de los Wandervogel

En un momento de preocupante descontento con cualquier compromiso político sustancial de la juventud europea, los Wandervögel nos dan el ejemplo de una generación que ha vivido plenamente su ideal. Desde sus inicios expresó el deseo de constituir un grupo singular, fuera de su “Tiempo”. En este sentido, revelan la oposición fundamental de sus miembros a la Burschenschaften (6).

Plegados en un estilo de vida urbano, frecuentando tabernas y sótanos, sus miembros eran de hecho marcadamente diferentes de los miembros de los Wandervogel y su sensibilidad a la llamada de las fuerzas naturales primordiales. Además, su aspecto funcional, en la medida en que sus asociaciones representaban a menudo trampolines para la integración profesional en la sociedad civil, provocó el rechazo de esta última, con poca atención a las preocupaciones arribistas que se deberían en la lógica de la sociedad alemana de Guillermo II, la cual ocupa la mente de la juventud.

Este rechazo podría interpretarse como una fantasía tonta o como ensoñaciones románticas sin consistencia real. El hecho es que esta oposición visceral a las fuerzas que tienden a reprimir el ímpetu juvenil refleja un proyecto ético real, una búsqueda continua de elevación espiritual, comunitaria y arraigada. Tomemos, por ejemplo, su disgusto por las excursiones organizadas por adultos. Si bien se destacaban de los viajes culturales y los balnearios considerados burgueses, se situaban en el nivel de una lógica utilitaria del desarrollo personal: se trataba sobre todo de reinvertir la fuerza de trabajo en esfuerzo físico.

El objetivo era la liberación del Ser de la esclavitud capitalista.

El símbolo mismo del Wandern, un legado del período romántico, se opuso a la vida pacífica, celebrando la marcha hacia la aventura, encarnada en las nociones de Acción y Esfuerzo. Esta caminata al aire libre se diseñó para ir más allá de uno mismo por la longitud de las distancias recorridas. Las limitaciones del clima, el esfuerzo físico, el contacto con el entorno natural ayudaron a fortalecer la cohesión interna del grupo y así desarrollaron un espíritu de solidaridad dentro del movimiento en marcado contraste con el individualismo desenfrenado dentro de los grupos del espacio urbano. Los Wandervögel trataron de llevar este espíritu de camaradería y comunidad al Volk (del Pueblo) a través de obras de teatro, bailes y canciones, reviviendo así las tradiciones de antaño.

Wandervogel, suceso de agitación social

En nuestra opinión, los miembros del Wandervögel pueden fácilmente ser vistos como feroces oponentes de lo que Alexis de Tocqueville llamó el « despotismo democrático » (7). Esta idea adquiere toda su dimensión si trazamos un paralelo con nuestro tiempo presente.

Nos entregamos inmoderadamente en el pequeño espacio de la libertad a la que están dispuestos a concedernos. Esta atracción por la solución de lo “menos peor” tiende a alterar todos nuestros lugares tradicionales (principalmente nuestro apego a nuestra Patria y a nuestra comunidad de Destino y Solidaridad) y nos obligan a aceptar su orden y la voz de sus agentes (medios, cine, representantes individuales). No importa, nuestra democracia participativa crea nuevos puntos de referencia, tanto que, cuando el individuo tiende a darse cuenta del engaño, se encuentra atrapado en una fase de anomia, como frustrado por esta brutal toma de engranajes en los que todo parecía ir sin decir nada.

Es a partir de este miedo y pánico concretos de ver desestabilizados que mecanismos como los Wandervögel, y más en general la juventud politizada de Alemania a principios de siglo, pudo encontrar su fuerza que no dudamos en calificar como “potencialmente revolucionaria”. Revolucionario en nuestro sentido del término, es decir, una acción tomada de tal manera que provoque un cambio, una conmoción, una reacción a largo plazo. Y, de hecho, nuestro sujeto principal se enmarca precisamente en este marco, por su afán de promover un ideal de vida alternativo, frente a los partidarios de una sociedad considerada perjudicial.

Al respecto, es importante recordar que ellos no formaron parte de una politización determinada y no incluyó un corpus definido. Por tanto, no se trata de plantear una alternativa decidida frente a un sistema existente, sino simplemente de separarse de él y de su ética.

En nuestra opinión, toda la clave de los Wandervögel y sus virtudes inspiradoras se puede resumir en una fórmula: romper con uno mismo y el conformismo para poder trasponer esta disociación a mayor escala. En términos más concisos, ser una de las muchas chispas que iluminan la oscuridad. Los Wandervögel intentaron hacer realidad este programa. Su llamado a la ruptura con la urbanidad, la técnica devoradora, los juegos de partidos en los que prima el individualismo y los conflictos egoístas tuvieron el valor de una huida hacia adelante. Este refugio puede entonces concebirse no como un deseo de reconectar con un cierto atraso tan anticuado como la sociedad denunciada, sino más bien como la traducción de un deseo de situarse en la vanguardia, de dar un primer impulso al ser la base de una reestructuración del vínculo comunitario basado en la franqueza y el compañerismo, propio del espíritu europeo. Se trata, para citar a Bernard Charbonneau (8), de sustituir « el vos por el tú ».

En nuestra opinión, es esta falta de impulso, de espontaneidad lo que caracteriza a una juventud atrofiada por los mecanismos perversos trasplantados por el sistema capitalista, principalmente por un consumismo excesivo. Sin embargo, no somos ingenuos: esta repentina revuelta quedó sin materializarse dentro de la Alemania de Guillermo II.

Por eso nos hemos referido a esta acción sólo como un « potencial » revolucionario. Los Wandervögel no quisieron pensar en su ruptura con la sociedad de su tiempo de manera total, en definitiva, transformar su revuelta en una revolución dejando así tiempo para que sus adversarios preparen los dispositivos que los arrastrarán a la fosa común del primer conflicto global. Sin embargo, este movimiento poseía una conciencia particularmente aguda de la necesidad de instaurar un cambio radical dentro del Sistema, mediante el retorno a la Naturaleza.

La naturaleza como fundamento revolucionario

Los acontecimientos recientes en torno a Notre-Dame-des-Landes o la presa de Sivens tienden a demostrar un aumento de la movilización en torno a la cuestión ecológica, ignorada por los gobiernos y, por tanto, el dejar de lado los apetitos productivistas. Este último punto ocupará la tercera parte de nuestro desarrollo, centrándonos en la problemática de la relación entre los Wandervögel y su llamado al contacto con la Naturaleza, así como en la luz que arroja sobre nuestro mundo contemporáneo. A través de esta agudeza de la cuestión ecológica, parece haber un deseo que también era el de estos jóvenes de los Wandervögel: volver a encantar el mundo a través de una crítica de sus costumbres tal como aparecían en su tiempo.

Este re-encantamiento se debió principalmente a esta afirmación de un vínculo intrínseco con el medio ambiente. No es de extrañar entonces, observar en los últimos meses un florecimiento de muchas zonas por defender. Un miembro de los Wandervögel, al igual que el hombre medio, como ser vivo, no puede prescindir del contacto con la naturaleza, una condición de plena libertad. Esta libertad plena y total no debe confundirse con la formada por una serie de necesidades, cada una tan artificial como la otra, que se nos imponen a diario.

De hecho, el hombre moldeado por el sistema capitalista está tanto dentro como fuera de la sociedad. Comparte la vida cotidiana de sus semejantes, se cruza con ellos en las grandes multitudes anónimas de las ciudades, pero se ve incapaz de formar realmente uno con sus miembros, retraído como está en su esfera privada, aceptando en servidumbre voluntaria la oferta interminable de placeres solitarios disponibles para él.

El concepto de retorno a la naturaleza (9), por el contrario, tiende a reconectar con un contacto humano verdaderamente arraigado, basado en relaciones concretas, ordinarias y francas. Lo esencial no se basa en un Gran Todo uniforme sino más bien en la idea del pequeño grupo unido por fuertes lazos de fraternización. Este último es parte de un todo mayor. La contemplación grupal de los paisajes, el esfuerzo colectivo en las carreteras puede hacernos conscientes de nuestra inclusión, tanto física como intelectual, en el marco de la misma comunidad de destino: Europa.

Se trata de defender a un hombre conectado; a través de la solidaridad popular, rechazando en la medida de lo posible los estigmas del individualismo devorador. Esperamos que este artículo empuje a los militantes a colocarse sinceramente en una lógica revolucionaria para redescubrir la herencia de los Wandervögel y estudiar más a fondo las posibilidades de su extensión con el objetivo de destruir las barreras ideológicas del Sistema.

Por DAZIBAO

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Bibliografía

Todos los libros de la Asociación de Amigos de la Cultura Europea están disponibles en: https://editions-ace.com/

Atlas Wandervögel, Ouvrage trilingue: français, allemand, espagnol, ACE, 2020.

Karl Hoffkes, Wandervögel: révolte contre l’esprit bourgeois, ACE, 2020.

Alain Thiéme, La jeunesse Bündisch en Allemangne, ACE, 2020.

Hans Bluher, Wandervögel: histoire d’un mouvement de jeunesse. Tome I. Paysages au matin, Paris, Les Dioscures, 1994

Bernard Charbonneau, Jacques Ellul, Nous sommes tous des révolutionnaires malgré nous, Paris, Seuil, 2014

Gilbert Krebs, «Bluher, Wyneken et l’invention de la jugendbewegung», dans Recherches germaniques: mouvements de jeunesse/jeunes en mouvement, Strasbourg, Université de Strasbourg, 2009

Nicolas Le Moigne, La «jeunesse ligueuse» (Bundische Jugend): utopie et alternative politique dans l’Allemagne de Weimar, Colloque international «Les relèves d’un après-guerre à l’autre: racines, réseaux, projets et postérités», tenu à Luxembourg les 16, 17 et 18 mars 2005, Centre Virtuel de Connaissance de l’Europe (Luxembourg/ Sanem)/Université de Metz/Mission historique française en Allemagne

NOTA:

1. Sistema de escritura rápido basado en el uso de un sistema de signos, sustituido por el habla.

2. En Alemania existieron desde el siglo XVI hasta 1945: escuelas secundarias en las que se aprendió latín y/o griego.

3. La cueva dedicada al consumo de bebidas ubicada en los sótanos de los ayuntamientos de Alemania.

4. Literalmente “ave migratoria”. El término se toma más precisamente para un lied del poeta Otto Roquette: Ihr Wandervogel in der Luft. Estas canciones eran de origen popular.

5. Ernst Niekisch, Hitler, una fatalidad alemana, 1932.

6. Corporaciones estudiantiles derivadas de los batallones de estudiantes voluntarios que participaron en las sucesivas guerras de Liberación contra Napoleón I a principios del siglo XIX.

7. Alexis de Tocqueville, La democracia en América, 1835

8. Bernard Charbonneau, Jacques Ellul, Somos revolucionarios a pesar de nosotros mismos. Textos pioneros de la ecología política, París, Seuil, 2014.

9. Para un ejemplo literario (y matizado) de este ideal de volver a la vida natural, recomendamos la excelente novela de Olivier Maulin Le bocage à la nage, publicada en 2013 por Éditions Balland.

Fuente: http://rebellion-sre.fr/reenchanter-le-monde-le-wandervogel-acquis-et-prolongements-revolutionnaires/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.