Propuestas para acabar con la crisis: ¡El pueblo tiene el remedio para ella!

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera Entonces, ¿qué ofrecemos frente a esto? Para que esta crisis no sea una adaptación más de la sociedad a la hoja de ruta del turbo-capitalismo, se necesita una respuesta concreta y radical. Si la sociedad está en proceso de desintegración, no debemos esperar nada de los que están en el poder y debemos encontrar dentro de nosotros lo que nos servirá para reconstruirnos. No hay nada inevitable en el triunfo del capitalismo y el caos que genera.

Porque los anticuerpos nacen de la lucha contra las enfermedades. Si la sociedad francesa no cambia necesariamente para mejor, también está asistiendo al surgimiento de nuevas clases sociales que ahora son conscientes de su fuerza e interés. La convergencia entre las clases media y trabajadora, la nueva población rural y los viejos campesinos, la existencia de una dinámica de “retorno a la autonomía” llevada a cabo por auténticos ecologistas dentro de la “Francia periférica” son factores a tomar en cuenta. Se está produciendo una gran recomposición cultural. Por supuesto, nació de la degradación y el descenso de las clases populares, pero da lugar a una conciencia colectiva ante este peligro.

Las cuestiones sociales y de identidad están vinculadas

Las nuevas clases populares se verán obligadas a resistir ante un sistema que las desprecia y domina. Su fuerza es, ante todo, sus raíces en un mundo líquido y en movimiento.

El vínculo entre la cuestión social y la cuestión de la identidad ya no es un tabú para ellos, como comenta C. Guilluy en su último libro (1): “Estas cuestiones de identidad son más fuertes en los círculos de la clase trabajadora porque, a diferencia de las clases altas, no puedo permitirse la distancia. Sería un error concluir que la cuestión de la identidad es primordial sobre la cuestión social. La naturaleza de las nuevas clases populares es de hecho el producto del entrelazamiento de estas dos nociones. Si bien la intensidad de la cuestión de la identidad está correlacionada con el contexto social, la cuestión social sigue siendo decisiva dentro de cada grupo. Los “pequeños blancos” no se sienten más representados o defendidos por los “grandes blancos” que los “pequeños norteafricanos, negros, judíos o musulmanes” por la burguesía “negra, judía o musulmana” … En otras palabras, la distancia cultural no invalide la distancia social (…)”.

Es precisamente esta doble ruptura social e identitaria la que invalida todo el discurso de los académicos indígenas o de la “identidad liberal” burguesa. Es por eso que la gente se está moviendo hacia soluciones populistas o participando en movimientos como los originales Chalecos Amarillos: “En su mayoría, las clases trabajadoras siempre optarán por un entorno cultural y socialmente familiar que permita mantener la solidaridad y preservar un capital social y cultural protector. Solidaridades constreñidas que no se pueden ejercer con entornos que no experimentan esta realidad. Por eso, siempre que exista una base de valores comunes y que esta forma de vida no se desestabilice por cambios demográficos permanentes, las clases trabajadoras autóctonas siempre tendrán más que compartir con las clases trabajadoras inmigrantes que con las clases superiores. Si comparte sus valores y su idioma, un trabajador europeo siempre se sentirá más cerca de un trabajador de origen norteafricano o africano que de un bobo (burgués bohemio) blanco parisino. Cualquiera que sea su origen, las clases populares tienen en común una forma de vida y un apego a los valores tradicionales que las opone en todos los sentidos al individualismo liberal de las clases dominantes. Lo que las élites pretenden definir como racismo es en realidad sólo la voluntad de los más modestos de vivir en un entorno donde sus valores siguen siendo los referentes mayoritarios”.

Si bien el sistema globalista quería generalizar un nomadismo universal, se encuentra frente a personas que quieren quedarse en casa. La mayoría de la gente no aspira a trasladarse sino a permanecer en su civilización, su país, su región. Sobre-mediada, presentada como evidencia antropológica, la inmigración internacional ya no es un sueño. Es una obligación o un escape, pero no es lo ideal terminar como conductor de reparto de bicicletas para Uber.

Revertir la lógica liberal significa poner fin a la inmigración descontrolada y abrir nuevas relaciones entre Europa y otras áreas de la civilización (particularmente África). También está cerrando la válvula a la creación de distritos comunitarios y la renovación de la fuerza laboral de la mafia y la trata.


Dar vida a la Francia popular

Tierra de descenso, la Francia periférica se ve muy afectada por las crisis económicas. “Estos territorios, que durante medio siglo han sufrido los efectos negativos de la globalización, pero también de las crisis económicas (como la recesión post-Covid), no romperán el estancamiento con la instalación de algunos neo-muros o refugiados de grandes ciudades. Su futuro depende menos de la llegada de los tele-trabajadores que de un cambio de modelo. Si las deslocalizaciones, los cortocircuitos y, en general, el localismo parecen ser vías evidentes, muchas veces se topan con la falta de voluntad de los poderes públicos, pero sobre todo con la realidad de una sociedad popular debilitada”.

Frente al “desierto rural”, ciertos idiotas, alimentados a la fuerza de Game of Thrones, están delirando por un regreso reducido a la supervivencia “neofeudal”. Además de que este modelo no es muy alentador cuando consideramos la vida como algo más que una simple supervivencia, notamos que es inoperante para espacios geográficos y sociológicos como los de la Francia actual. Entonces, ¿qué hacer en las zonas rurales? Revivirlas como marco para la vida comunitaria en un espacio floreciente.

Se parecía un poco al modelo que propusimos con las Comunidades Ofensivas Populares. Pero era solo un proyecto puramente teórico porque todavía no habíamos entendido realmente la importancia del equilibrio del poder en marcha. Las comunidades locales deben encontrar su lugar en un todo más amplio para poder vivir a su propia escala. Acérrimos partidarios del localismo, el federalismo y el mutualismo desde el principio, sabemos que se necesitan niveles superiores para asegurar su pleno desarrollo y protección.


Como señala Guilluy: “A menudo mencionado, el localismo económico es de hecho más declarativo que asociado con prácticas reales. Para materializarse es necesario combinarlo con una dosis de proteccionismo. Eso es precisamente lo que rechaza la mayoría de la clase política. En realidad, para las clases dominantes y altas, el localismo se reduce a trasladar su forma de vida al campo. Lo que se pretende es menos la deslocalización de las actividades industriales que la evolución de una forma de vida en la que la gente corriente apenas forma parte del escenario. En su mayoría, los territorios periféricos siguen siendo muy dependientes de productos importados del otro lado del mundo, pero también de transferencias sociales directas o indirectas del Estado. (…)”.

Los franceses populares quieren consumir lo local, pero su bolsa no se lo permite. Quieren vivir y trabajar en el campo, pero la economía los priva de trabajo y el Estado los reduce a ayudas. Por lo tanto, es para que el campo ya no sea una vasta y repugnante área periurbana que ahora se rebelará el francés popular. Por eso quieren libertad en la base y un Estado protector en la cima. El modelo político para los próximos años será una síntesis de esta doble exigencia.

En la crisis del covid-19, hemos visto a los Estados liberales sin saber cómo reaccionar a tiempo. Después de 50 años de liberalización ilimitada, hubo que optar por fortalecer (tímidamente) los servicios públicos, limitar la apertura de fronteras y tomar fuertes medidas de protección social. Lo real es una vez más una prioridad urgente y podemos sentir en las vacilaciones de las élites globalistas su consternación por su fracaso histórico.

Esta es una lección que la gente recordará. El sistema se sorprende y se despierta incapaz de manejar la situación. Como hemos dicho, las clases populares esperan retomar la ofensiva. Se agota el movimiento de los chalecos amarillos, ¿quién se hará cargo? ¿Será la impugnación de las medidas de contención el próximo incendio? Incluso si los franceses son inteligentes y aceptan las medidas sanitarias cuando son lógicas y de sentido común, la proliferación de directivas en este ámbito bien puede molestar a una parte de la población ya muy escaldada.

Nota:

1. Christophe Guilluy, le Temps des Gens ordinaires, Flammarion, 208 pages.

Fuente: http://rebellion-sre.fr/propositions-de-sortie-de-crise-le-peuple-a-le-remede-en-lui/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.