La ciencia ficción, un laboratorio sociológico


Mi propósito con este artículo será hablarles sobre la ciencia ficción como medio cultural, cuyo interés es comprender nuestro presente a la luz de nuestras esperanzas y temores del futuro. Para ello, me apoyaré más en los padres de la ciencia ficción que en referencias más contemporáneas. Pero también es necesario definir claramente lo que se denomina “ciencia ficción”, que tiene sus raíces en los cuentos de aventuras fantásticas, y por tanto en el apartado romántico de la literatura.

Wikipedia escribe: “La ciencia ficción es un género narrativo principalmente literario y cinematográfico estructurado por hipótesis sobre lo que podría ser el futuro o lo que pudo haber sido el presente o incluso el pasado (planetas distantes, mundos paralelos, ucronía, etc.), partiendo de los conocimientos actuales (científicos, tecnológicos, etnológicos, etc.). Se distingue de lo fantástico que incluye una dimensión inexplicable y de la fantasía que a menudo implica magia. Por supuesto, la ciencia ficción puede no necesariamente ser científicamente responsable todo el tiempo, pero dará una explicación tangible y lógica del tema específico que el autor quiere cubrir. La ventaja es que, a través de este ejercicio de prospectiva, las ideas y principios políticos y/o filosóficos se pueden experimentar en escenarios.

El mundo del mañana

Así, Isaac Asimov, a través de robots, retrata modelos de sociedad radicalmente diferentes. Y demuestra a través de su reflejo los peligros de la tecnología.


De hecho, en su ciclo sobre robots, Asimov nos presenta a través de los ojos de un investigador policial de la Tierra una cultura diferente en cada novela. En el primero, el crimen es el de un “hombre del espacio”, término que designa a los humanos de la primera gran diáspora estelar que escaparon de la superpoblación de la tierra; éstos, después de haber encontrado y moldeado nuevos mundos a sus necesidades, han desarrollado allí estilos de vida y tecnologías muy avanzados, utilizando robots sin complejos ni restricciones para poder servirles allí o en la Tierra, ya que estos no son utilizados sólo en funciones puramente industriales y fuera de las ciudades.

A través de los ojos del inspector Bailey, descubrimos por tanto un planeta Tierra donde los humanos se han encerrado bajo tierra en enormes ciudades de hormigón y metal, abandonando gradualmente la superficie y dejando las minas y otros recursos de extracción a los robots; paradójicamente, los humanos dependen de este uso de máquinas para operar sus ciudades. Estos están abarrotados y llenos de vida, la comida es sintética y está racionada, las familias viven en alojamientos pequeños a menudo limitados a una sala común y dos o tres dormitorios. Las comidas se toman en la comunidad del vecindario en grandes refectorios, las abluciones se hacen en las duchas y los baños públicos, o se han desarrollado tabúes sociales culturales específicos. El terrestre es robófobo, y cualquier intento de introducir más robots en la sociedad es complejo y requiere mucha diplomacia. También son agorafóbicos y no les gusta la luz brillante. Finalmente, viven de manera muy comunitaria y tienen lazos familiares muy fuertes.


Asimov tiene cuidado de no darnos su opinión, pero a medida que viaja por sus novelas, nos da una pausa para pensar en el camino tomado por la gente de la Tierra, que solo puede conducir a una lenta decadencia y el fin de las especies en el planeta, en particular por el encierro y una mentalidad muy introvertida y poco aventurera. En el siguiente volumen, basándose en su reputación después de la Investigación de la Tierra, algunos espaciales le preguntan por su experiencia en una de sus colonias, donde la forma de vida es radicalmente opuesta a la de su mundo natal. ¡Tú crees! Donde en la Tierra los humanos viven en 20 mil millones hacinados en ciudades superpobladas y racionadas, los espaciales de este mundo no tienen más de 10,000 habitantes, cada uno con un territorio inmenso.

No pueden soportar la presencia real de otros humanos a su alrededor, debido a un higienismo exacerbado, pero también al hecho de que un humano es juzgado como “incontrolable”, a diferencia del robot regido por las tres leyes, que es perfectamente seguro. Para superar este problema, esta población ha hecho del matrimonio una obligación, donde las parejas se designan por afinidad genética, el sexo es un quehacer que rara vez se renueva en la pareja, y los niños son sacados rápidamente del útero para colocarlos en una incubadora de gestación artificial automatizada. Los humanos necesarios para cuidar a este mocoso despreciado están sujetos una vez más a un breve servicio obligatorio. La culminación de una sociedad higiénica, eugenésica y egoísta.

En otro mundo espacial, la promiscuidad es mayor y la omnipresencia de los robots es menos palpable; la tecnología de este mundo y el anterior ha hecho posible en gran medida duplicar o incluso triplicar la longevidad, los nacimientos están muy controlados, sin embargo las costumbres son diferentes, la sexualidad y el hacer el amor se encuentran entre las ocupaciones “sociales” más extendidas, el matrimonio es una formalidad administrativa, los niños son nuevamente alejados rápidamente de sus familias, el incesto no es raro ni reprimido si no da lugar a la procreación, porque la noción eugenésica está muy presente, y los espaciales están muy atentos con respecto a su “salud genética”.

Este pequeño retrato rápido es hecho para mostrarte la diversidad cultural y social que puede proyectar una obra de ciencia ficción. También debemos entender el doble mensaje que pueden transmitir estas obras. Así, Asimov en Los robots sin duda hace del robot de las tres leyes una hazaña técnica y una herramienta extraordinaria, pero advierte contra ello: no es que en sus novelas el robot ya haya matado intencionadamente a un ser humano (sin demasiada contar las intrigas, ningún robot mata voluntariamente, o se le hace cómplice contra su voluntad, o se le manipula en esa dirección), pero Asimov al final de la historia nos hace entender que los robots son malos para los humanos porque son demasiado buenos para él: entre los humanos de la Tierra encerrados en sus ciudades sin ni siquiera querer dejarlas, y dependientes hasta el primer grado de los recursos que los robots industriales prodigan sobre ellos, y las colonias espaciales donde los hombres dependen tanto de estos que vienen a no apoyar a sus congéneres, porque no están sujetos a leyes que restrinjan su comportamiento y viven en ambientes tan cómodos que cualquier deseo de expansión y movimiento está prohibido.

isaac-asimov-1024x802

Utopía robótica

También debe entenderse que los robots de Asimov son inteligencias artificiales, pero no del tipo que uno pueda imaginar: estas IA no son “inteligentes”, sus capacidades proactivas son limitadas y su percepción del mundo es empírica. Entonces, cuando Bailey pregunta a su compañero aventurero, el robot antropomórfico R. Daneel, sobre lo que significa la justicia para él, él responde que la justicia significa aplicar las leyes de su lugar; por tanto, no es la creación de una inteligencia superior a la del hombre lo que constituye una amenaza, sino la creación de herramientas que son demasiado efectivas y nos reemplazan en demasiados campos diferentes.

Hay otros ejemplos de novelas a menudo clasificadas como distopías (a diferencia de las utopías): Barjavel en Ravage muestra la destrucción de una civilización altamente tecnológica, y cómo un grupo, al adoptar lo que hoy llamaríamos el decrecimiento, logra sobrevivir, donde otros llegan a retroceder al comportamiento animal más básico.

En Un mundo feliz de Aldous Huxley, se cuenta sobre toda una sociedad consumista y clonada. La población se divide en 3 castas rígidas:

Los Alfas: élite artística e intelectual de esta sociedad, la más humana entre los seres humanos, nacidos bajo tubos de ensayo como individuos únicos y perfectamente desarrollados, grandes que gozan de los placeres hedonistas.

Betas: Administradores y servidores públicos, nacen en grupos genéticos de 5 o 6 con estados de deficiencia voluntariamente impuestos durante su gestación para mantenerlos en un estado mental restringido y con un físico débil y frágil. Su educación está orientada de tal manera que los aleje lo más posible de la curiosidad que despierta el arte y las ciencias complejas, mientras que al mismo tiempo los lleva a tener una gran admiración por los Alfas.

Los Gammas: manipulados, obreros y clase trabajadora, salen por cientos de las mismas cepas genéticas, son clones con mentalidad infantil en los cuerpos de hombres y mujeres estupefactos por las drogas legales y el entretenimiento para adormecer la mente, de todos modos, no puedo entender nada más.

En resumen, el mundo de la ciencia ficción no se limita a universos utópicos como Star Trek o Star Wars, u otras novelas. La crítica allí es mordaz hacia la sociedad vivida por los autores Por supuesto, la versión utópica se acerca a las ideas modernas. Y si bien las novelas que lo constituyen también son emocionantes e interesantes, a menudo se basan en prerrequisitos que aún no existen y, por lo tanto, inaplicables a nuestra sociedad.

En Star Trek o Star Wars y algunas otras de estas sociedades operan gracias a tecnologías muy avanzadas, adquiridas a través del contacto con pueblos de otros mundos, y por supuesto el simple descubrimiento de estos pueblos obligamos a la humanidad a redefinirse de otra manera. Sin embargo, por hermosos que sean sus ideales, por ahora debemos dejarlo solo para nosotros. Sus deficiencias se basan en principios que en el papel son elevados, pero que no se basan en nada lo suficientemente real, lo que conduce a los problemas actuales de la política y la sociedad.

Por Pierre

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Fuente: http://rebellion-sre.fr/science-fiction-laboratoire-sociologique/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.