Izquierda e Islam político: la gran ceguera

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera . Durante aproximadamente una década, muchas organizaciones marxistas han operado una importante reorientación estratégica hacia las poblaciones inmigrantes y de origen inmigrante, apoyándose el discurso antirracista y antiautoritario e invirtiendo masivamente en el terreno pro-palestiniano; todo esto más a menudo en nombre de la lucha contra el imperialismo. Prefiero especificar aquí que no pretendo utilizar este término « islamo-izquierdismo » como una maniobra de terrorismo intelectual de bajo nivel (eñ marco en el que se escucha con mayor frecuencia), no es una invectiva, simplemente una crítica que, espero, sea un mínimo constructiva.

Las bases y la ambición de esta estrategia

Comencemos con un pequeño recordatorio de los hechos contemporáneos porque habría mucho que decir sobre la historia del acercamiento entre el Islam y el marxismo. En cualquier caso, desde el « Ejército Verde » turco de la década de 1920 hasta el programa particularmente tercermundista del SWP británico de la década de 1970, estas relaciones siempre han existido y han suscitado debates.

Más recientemente, en Francia, vimos a un candidato del NPA en Provenza en 2010 vistiendo el velo islámico y este último partido uniendo fuerzas con numerosas iniciativas de condena del “racismo antimusulmán”, incluso en compañía de organizaciones abiertamente comunitarias como el Partido Indígena de la República (1). Otras organizaciones más confidenciales, como la OCML-VP, se han dedicado casi exclusivamente a combatir la opresión de los inmigrantes o jóvenes de origen inmigrante. La idea es también que, en última instancia, el surgimiento del Islam político, radical o no, es solo un síntoma del descontento económico y social de la población y un rechazo al imperialismo.

Hay que reconocer que la apuesta parece atractiva, porque es a un gran segmento de la población al que se dirige. Además, esta población está relativamente desprovista de apego político y teóricamente se opone al poder oligárquico. Varios compromisos también son mutuos: la condena del imperialismo occidental en Oriente Medio y la lucha contra el sionismo en particular.

Confíanos en la cultura de las ciudades: rap e Islam

Esta estrategia se basa en parte en un enfoque metapolítico: uno de los medios que utilizan con mucha frecuencia estas organizaciones para penetrar en el mundo “suburbano” es el cultural, más precisamente el musical y el religioso.

El musical con rap: de hecho, el « rap consciente » está muy claramente ligado a la extrema izquierda, constituye un puente entre dos mundos y también ha tenido cierto éxito con figuras como Kenny Arcana y La Rumeur. A pesar del interés de este enfoque, que renueva el enfoque político de varias organizaciones, los resultados prácticos son débiles: la contratación en este sector sigue siendo muy simbólica y lucha por superar la simpatía de algunos compañeros de viaje.

En el religioso con el Islam por supuesto: por eso muchos activistas, que también son masivamente agnósticos o ateos, hacen de esta religión la religión de los oprimidos, de los nuevos proletarios (2) (lo cual es absurdo, pero volveré a esto), y, sin dudarlo, hacer suya la lucha contra la « islamofobia » y silenciar sus críticas al fundamentalismo. Este análisis se basa en parte en el estudio de los movimientos islámicos de masas en los países musulmanes: estos suelen tener una base social muy cercana a la de los antiguos movimientos comunistas en los países en cuestión, con una mayoría de trabajadores pobres y desempleados portando demandas económicas recuperadas por el fundamentalismo plebeyo. La idea recuerda al frente común comunista en la década de 1930: unidad de acción en las bases contra un peligro mayor. Desafortunadamente, este intento de abrirse a las poblaciones musulmanas cae en muchas trampas, debido a errores de análisis.

El razonamiento de izquierda se aleja del marxismo

Una concepción errónea del imperialismo


Si bien el imperialismo todavía existe hoy, su naturaleza ha evolucionado desde fines del siglo XX y ya no corresponde completamente a la definición original leninista; esto es precisamente lo que gran parte de la extrema izquierda se niega a ver. Hemos entrado en la era del capitalismo total, que ya no lucha principalmente por imponerse a la fuerza con bayonetas en territorios vírgenes, sino que busca extenderse a los pocos sectores que aún se le escapan, sea cual sea el país y el continente. El imperialismo ya no es el acto de las burguesías nacionales, sino de una clase transnacional que finalmente se apoya en unas cuantas fortalezas intocables como Estados Unidos o Gran Bretaña para su trabajo de represión. El imperialismo descentralizado que tiene sus dominantes y su dominado en la propia Francia, apoyándose en unas pocas metrópolis ultra insertadas en la globalización, incluso en sus suburbios, frente a las periferias semirrurales, el campo y las pequeñas ciudades de provincia en proceso de rápida proletarización (3). Pese a ello, el discurso dominante de la llamada izquierda radical sigue siendo negarse a considerar que se puede ser víctima del imperialismo en la propia Francia y olvidar que la mayoría de los “barrios populares” de los que habla tantas veces están fuera de las grandes metrópolis, en territorios poblados principalmente por “pequeños blancos”.

El lumpenproletariado no es un aliado sino un enemigo

Además, estas organizaciones se equivocan en cuanto a sus aliados al pensar que se apoyan a un nuevo proletariado donde más a menudo encuentran, en los países europeos, sólo un lumpenproletariado atomizado. Sus miembros, reducidos a esta condición por los capitalistas, son, sin embargo, sus mejores aliados en un período revolucionario: para obtener ganancias fáciles, no dudarán en volverse contra las organizaciones que los cortejan, como muchos ejemplos históricos ya lo han probado.


También pueden ser de otra utilidad para los capitalistas: los últimos desarrollos en las noticias que son una ilustración de esto: el yihadismo de ISIS es un avatar casi perfecto del nihilismo mafioso que anima a la juventud desclasada, pasando fácilmente del narcotráfico al takfirismo, dos caras de la misma moneda. Al hacerlo, ofrecen un espantapájaros conveniente a la burguesía de la que son idiotas útiles (incluso conscientes y voluntarios como probablemente lo sean los jefes de estas organizaciones, pidiendo dinero al capital saudí o qatarí). Si el Partido Bolchevique puede ser considerado como el partido revolucionario del proletariado ruso, Daesh es el partido revolucionario del lumpenproletariado occidental.

¿Vale la pena semejante alboroto de energía y propaganda por los escasos frutos cosechados?

Así, los partidos que se dirigen a este objetivo de seducción se ven llevados a diluir su crítica de la religión como opio del pueblo y a hacer suyas un cierto número de demandas comunitarias o incluso clericales, mientras que sus objetivos rara vez se acercan al marxismo (los marxistas son a menudo sus primeras víctimas). En ese sentido, ellos también actúan como idiotas útiles.

El resultado: el abandono del proletariado indígena

Este enfoque también conduce, lo que es más grave, a la desconfianza del proletariado « nativo », que se siente abandonado, tanto más degradado cuanto que ya ni siquiera es el objetivo central de las organizaciones que supuestamente lo defienden. Se les lleva a tomar una posición favorable en el debate migratorio, para complacer a sus llamados aliados, donde más bien deberían buscar mostrar que la inmigración masiva es una consecuencia del capitalismo, dañina porque es un instrumento bien entendido de división de los trabajadores y dumping social (nuestros izquierdistas tendrían que cuestionar el apoyo masivo a la inmigración de la alta burguesía, especialmente en Estados Unidos). El problema de estas corrientes es también pensar que rechazar esta inmigración es necesariamente una actitud xenófoba o incluso racista, mientras que los propios inmigrantes son las primeras víctimas: empujados por los estragos del capitalismo mundial, ¿cuántos de ellos se van para siempre de su país y su cultura?

Además, existe una opción muy cuestionable al aceptar un posible frente común con el Islam político y el comunitarismo árabe en nombre de la lucha contra el imperialismo, pero rechazar al mismo tiempo esta misma unidad de acción con las organizaciones populares nacionalistas o patriotas: luego acordamos discutir con personas fuertemente opuestas a ciertos principios insignia de estos partidos (igualdad entre hombres y mujeres, defensa de los homosexuales, laicismo, etc.), pero nos negamos a hacerlo con otros ante la menor sospecha de xenofobia, incluso si comparten el objetivo principal del derrocamiento revolucionario del capitalismo; ¡eso no tiene sentido!

Por Peter Lucius

Notas:


1. Así, su portavoz Houria Bouteldja, que se dirige regularmente al « buen pensamiento blanco »

2. Esta es la posición del Partido Socialista de los Trabajadores Británicos, en particular

3. Ver sobre este tema: “La France périphérique, comment on a sacrifié les classes populaires” por el geógrafo C.GUILLUY.

Fuente: http://rebellion-sre.fr/gauchisme-islam-politique-grand-aveuglement/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.