Entrevista a Nicolas Fabre – El regreso a la tierra: ¿mito o realidad?

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera. Practicando la permacultura durante más de diez años, Nicolás Fabre fue uno de esos jóvenes urbanos que podrían haber continuado una vida sin preocupaciones reales, olvidando todo medio de las fiestas, el humo o el alcohol, el vacío de su existencia. Para él, dejar todo e irse era para dejar esta nada por la realidad, era poder, confrontando la naturaleza, enfrentarse a sí mismo, sacar su subsistencia de su propio trabajo, a veces aprender con dureza lo que generaciones de hombres antes han practicado con éxito, mientras descubren nuevas técnicas; era echar raíces en una tierra para finalmente vivir en pie.

R / ¿Cuál es el origen de tu regreso a la tierra? ¿Crees que esto es posible para cualquiera?

Soy un niño del mundo urbano, de padres con bobos (burgueses bohemios), un ambiente bobo, estaba destinado a ser como ellos. Es precisamente porque estas personas también viven en aislamiento que no se dan cuenta de que desarrollan algunos de sus rasgos hasta el punto de la caricatura. Fue esta caricatura la que hizo que este entorno me resultara insoportable.

Así que comencé con un período un poco vagabundo en el que rechacé violentamente a la sociedad en su conjunto. Fue durante esos años de rebelión adolescente que frecuenté el mundo de los punks y otros individuos física y moralmente a la deriva.

Habría tenido que pasar por esta forma de protesta « izquierdista » y estéril para comprender que mi rechazo a la sociedad moderna no tenía que expresarse necesariamente con destrucción y rechazo. Al contrario, mi negativa tenía que ir acompañada de la construcción, por elemental que fuera. Entonces me interesé, con mi hermano, por temas relacionados con la agricultura y el mundo rural en general. Fue el comienzo de una aventura en la que todavía me encuentro embarcado diez años después.

En cuanto a su segunda pregunta, me gustaría responderle con un rotundo « sí ». Solo puedo desear que las personas que pertenecen a mi pueblo regresen a una forma de vida más saludable. Desafortunadamente, la realidad suele estar muy lejos de nuestras fantasías. El mundo rural es un mundo más auténtico, pero también más duro. Para un joven que ha pasado toda su vida en una gran ciudad y acostumbrado a las comodidades modernas, el impacto puede ser severo. Recientemente experimentamos con E&R, uno de los nuestros fue a una granja que compramos juntos el año pasado. La violencia del cambio de vida y el aislamiento social superaron su compromiso, por sincero que fuera, en tan solo unos meses.

Entonces les diría que, en teoría, el proceso es interesante para todos. En cuanto a la vuelta radical a la tierra como la he emprendido, no, no es accesible para todos. Tanto por motivos económicos como por resistencia psicológica.

R / ¿La autosuficiencia y el control de las propias necesidades parecen el camino a la autonomía?

En parte, en la medida en que la autosuficiencia alimentaria y energética nos hace sorprendentemente libres. Es un ideal que persigo y que probablemente nunca lograré. Sin embargo, no soy del culto absoluto a la autonomía. Es cierto que este es un concepto hermoso, pero cuando se lo lleva al límite, puede convertirse rápidamente en la expresión de un individualismo contra el que lucho. Mi enfoque consiste mucho más en redescubrir una forma de interdependencia saludable (hablar con el vecino, « hacer negocios » con un criador, volver a conectarse con la familia) y no en obsesionarme con la búsqueda de una autonomía absoluta.

R / ¿Cómo te mantienes? ¿El Estado te deja libre para vivir según tus propias reglas?

Seamos completamente honestos, solo pude embarcarme en esta aventura debido a una herencia. Fue a partir de ahí que pude sentar las bases de mi independencia comprando el terreno sobre el que construí todo: mis huertas, mis campos, mi casa.

Sin embargo, el comienzo no fue fácil. Para darte un resumen, primero me instalé en mi terreno con mi hermano, no teníamos absolutamente nada excepto un loco deseo de construir. Nuestra higiene era más que básica y solo comíamos pasta comprada en el supermercado por diez kilos. En resumen, fue un retroceso a la edad de las cavernas, muy alejado de la imagen romántica de la « vida en el campo » que tenían algunos de mis lectores cuando compraron mi libro.

En cuanto a mi relación con el Estado, trato de gestionarla inteligentemente. Por un lado, el Estado está ahora tan fuertemente influenciado por los grupos de presión de la agroindustria que observa con gran sospecha cualquier forma de experiencia agrícola alternativa. La legislación tiende cada vez con más claridad a alienar a los actores del mundo rural a los catálogos de venta de Monsanto, lo vimos recientemente con la absurda prohibición del estiércol de ortigas.

Sin embargo, estoy hablando de una gestión inteligente de nuestra relación con el Estado en la medida en que podamos aprovechar algunas de sus lagunas. Por ejemplo, tomo la asistencia social que, en mi caso, se utilizó para afrontar los momentos más difíciles. En este punto, animo a todos los que están en nuestro movimiento a hacer lo mismo si quieren establecerse en el campo, debemos hacer todo lo posible para recuperar nuestra tierra.

A / ¿Puedes presentarnos la idea de la permacultura que mencionas en tu libro?

El concepto de permacultura se introdujo en el mundo de la agricultura alternativa en la década de 1970, especialmente bajo la influencia de los australianos David Homgren y Bill Mollison.

En definitiva, se trata de cultivar variedades muy distintas en un mismo espacio creando complementariedad entre ellas. Este método tiene la ventaja de ser sostenible, además de dotar a nuestros lugares de cultivo de protecciones naturales que nos permiten utilizar menos pesticidas, fertilizantes, etc.

Además, todavía tengo la intención de señalar que mi enfoque y mi libro están muy lejos de lo que una personalidad como Pierre Rabhi podría haber emprendido de su lado. Cuando KontreKulture vino a conocerme, acepté ser parte de su enfoque, ya que KK no me ofreció escribir otra meditación poética sobre la belleza de regresar a la naturaleza. El libro Mi regreso a la Tierra pretende ser, ante todo, un manual práctico que aporta conocimientos concretos que permitan al lector tener una base sólida para instalarse en el campo. Insisto en este punto porque, en última instancia, es lo que más me faltó para alejarme de todo; 3n ese momento no necesitaba elegías pastoralistas sino saber qué raza de cerdo comprar y en qué época del año plantar mis tomates.

R / ¿Su enfoque está vinculado a una conciencia ecológica?

Eventualmente se apegó a él, pero inicialmente no lo estaba. La motivación principal de mi regreso a la tierra fue más una necesidad existencial que una sensibilidad particular a los problemas ambientales. Me correspondía cortar lazos con una sociedad cuya violencia moral y absurdo se me habían vuelto insoportables.

Fue solo al descubrir en el trabajo la extraordinaria riqueza de nuestro patrimonio natural, la belleza de nuestros paisajes y nuestro conocimiento agrícola que nació una preocupación por la preservación ecológica. Sé que esto puede parecer sorprendente ya que el enfoque de nuestros contemporáneos es en general exactamente el opuesto al mío. Mucha gente verde se está mudando al campo como si fuera el último paso en su vida activista. Para mí no lo fue, « regresar a la tierra » fue una cuestión de vida o muerte. Durante los primeros años después de que me mudé al campo, fue esta naturaleza radical y profunda de mi compromiso lo que me mantuvo en marcha.

R / Mencionas tu experiencia de vivir en comunidad en tu libro. ¿Cómo triunfar en esta apuesta?


De hecho, esta es una apuesta loca. La vida comunitaria, en sentido estricto, y como se entendía en los años setenta, debe evitarse. Estos estilos de vida basados ​​en el pleno compartir son muy bonitos sobre el papel, pero resultan ser verdaderas incubadoras de conflictos en la realidad. En una comunidad, en caso de enfrentamiento, infidelidades matrimoniales o simples desavenencias, tendrás que hacer de todo, me refiero a todo, en compañía de personas cuya presencia te incomode.

Sin embargo, el otro extremo tampoco es deseable, les hablaba antes de este compañero que no pudo soportar la violencia del aislamiento. También es un riesgo. Por todo ello, recomiendo proyectos conjuntos entre varias familias que, sin vivir bajo el mismo techo, podrían sin embargo formar una comunidad donde la noción de propiedad privada no sería tabú. Para mí tiene más sentido por razones económicas y emocionales.

Pero me dirás que a muchas personas les cuesta motivar a sus amigos o familiares y por tanto se encuentran solas en su regreso a la tierra. Esto es cierto y comprendo perfectamente la preocupación de estas personas. En este caso, les insto a que no repitan los errores que cometí. Es indeseable, por ejemplo, separarse completamente de viejas relaciones, la lógica de la « pizarra limpia » nunca ha producido ningún bien. Al cortar todos los puentes, simplemente corres el riesgo de encontrarte solo y, por lo tanto, debilitado material y psicológicamente. Del mismo modo, no te desanimes después de los primeros contactos con los “locales” que muchas veces pueden ser duros. Asegúrate de ser respetado y, al mismo tiempo, ser extremadamente humilde con ellos, solo así lograrás a largo plazo reformar un tejido social viable y construir relaciones dignas e incluso amistosas.

Fuente: http://rebellion-sre.fr/entretien-nicolas-fabre-retour-a-terre-mythe-realite/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.