Entrevista a Marc Obregon: “Al poder bio-político casi le gustaría prohibirnos morir para asentar su dominio sobre nuestra existencia”

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera Marc Obregon presenta su ensayo, Contre les enfants du millénaire, chroniques d’une chute perpétuelle. Del síndrome de Peter Pan al gran reemplazo de lo real, nos explica el camino que lo llevó del panfleto al poema, a describir este mundo.

Para ti vivimos en el corazón de una vasta parodia. Lo real está muerto y ha sido reemplazado por su simulación digital. ¿Esta observación implica una renuncia o un deseo de resistencia?

Tenemos que mirar las cosas en una dimensión guenoniana: la era industrial, luego la era digital corresponden a momentos específicos de la historia cuando se coagula y se endurece. La tecnología, la secularización y las finanzas especulativas son síntomas de un mundo mineralizado, a baja temperatura, del que se ha extraído con pinzas toda la metafísica y la espiritualidad. Podríamos intentar fechar el comienzo de este ciclo. Para algunos comienza en el Neolítico con la sedentarización y por tanto el inicio de la producción de bienes para los otros. También se podría considerar que la Reforma fue un período clave para aplanar el cristianismo en un intento de adaptarlo a las leyes de los mercados. Y que la Revolución Francesa – poco después de la Revolución Inglesa, demasiado olvidada y que ya se ha encargado de instaurar el poder terrenal – completó la obra cortando definitivamente el vínculo sagrado que existía entre la tierra y su pueblo: el Rey. Ciertos reyes, por supuesto, también tienen la culpa: estoy pensando en Felipe el Hermoso, que ratificó el poder de la burguesía, y por supuesto en Luis XIV, que contribuyó a la forma en que la monarquía se liberó gradualmente de sus deberes hacia al pueblo y Dios. Guénon evoca la era industrial con el viejo adagio alquímico de Solve/Coagula: Disolución y Coagulación. Lamentablemente, según él, este es el destino de toda la materia organizada y, por tanto, de toda la sociedad. A esta fase de coagulación que fue el inicio de la época industrial corresponde una fase casi contemporánea a ella de disolución, es decir, de recreación de un simulacro de espiritualidad que estaría conectado con el materialismo: es precisamente la época del esoterismo y del masonicismo de bajo nivel, del espiritismo, de las convenciones de iniciados, donde somos especialmente responsables de difundir una nueva jerarquía, secreta, capaz de influir de alguna manera en los poderes estatales transversales. Movimientos como la antroposofía de Steiner, la teosofía de Blavatsky o la Iglesia del Thélème lo han hecho bastante bien. Aquí están las dos ubres de lo que Muray llama con razón necro-socialismo: una parte institucional, oligárquica y tecnolatra que emprende reformas y corta las identidades soberanas. Una parte oculta y milenaria que se encarga de alimentar al primero con fantasías escatológicas y gnosis para maniquíes. Entre los dos se creó precisamente este simulacro de civilización en el que ahora estamos sumergidos hasta el cuello, y del que se ha eliminado toda realidad “causal”. Como occidentales, ya no tenemos ningún control sobre nuestra realidad, que se ha convertido en metástasis, entrópica e ilegible. Estamos privados de toda experiencia real y esclavizados por constantes estímulos simulados. Como católico, diría que la renuncia es imposible, y en algún lugar soy casi optimista. La reciente crisis de COVID muestra que los Estados y los poderes profundos tienen poco a qué oponerse. Esta dictadura de la salud que se avecina es tan cruda que huele al final de su reinado. Las naciones soberanas ya no existen por sus tradiciones, pero han permanecido en el corazón de los hombres, así como en la Fe. Creo en la posibilidad de la resistencia, aunque sea por el medio más humilde: la oración o la desobediencia civil.

¿Qué opinas de las muchas medidas de salud y seguridad relacionadas con el Covid-19? ¿Cómo explicar la sumisión a este nuevo tipo de dominación?

La tesis del “gran reinicio” me parece bastante relevante. El capital es un sistema orgánico que cíclicamente necesita barbecho para ganar fuerza. Históricamente, las guerras – e histéricamente, más recientemente, las guerras mundiales – han permitido que el Capital se revitalice, se recupere de las crisis terrestres o especulativas, para crear pliegues sociales sin precedentes capaces de acoger nuevos crecimientos de mercado. El problema del siglo XXI para los gobiernos y los círculos de tomadores de decisiones es que las guerras como tales ya no existen. No más reclutamiento en los países occidentales, pueblos enteros que se mantienen en forma de entretenimiento y trabajos de mierda (bullshit job). Y, sobre todo, conflictos que ahora se exportan a tierras lejanas, de las que el terrorismo islamista es sólo un eco lejano. Por tanto, era necesario inventar un conflicto interno para crear un nuevo barbecho, poner en marcha un reinicio y absorber la burbuja de la recesión de 2020, predicha por los economistas durante años. La crisis sanitaria es una bendición en este sentido. En todo el mundo, Estados corruptos sujetos a los poderes metapolíticos de siniestras organizaciones globales, de salud y Dios sabe qué, ellos mismos vampirizados por corporaciones multinacionales, han decidido usar una simple gripe china para terminar este proceso de transformación. Vigilancia global, totalmente digital, registrando y obteniendo el servilismo total de los pueblos a través del terror, todo esto está en camino de ser obtenido por una gripa que ha causado menos del 0.02% de mortalidad en el globo y esto por un año. Tienes que pellizcarte para creerlo. Nuestros padres experimentaron una pandemia similar en 1969, mucho más mortal: nadie lo recuerda. Entonces todavía era normal morir en invierno cuando se tiene más de 85 años o se pesaba 150 kilogramos. Hoy, el advenimiento del poder bio-político casi nos prohibiría morir para establecer su control sobre toda nuestra existencia. Controla los nacimientos, detiene los embarazos y ahora finge preocuparse por algunos ancianos. Obviamente, esto es solo un grano de polvo que les entro en el ojo. La vida no les interesa. Lo que les interesa es el cuerpo como producto, fuente de monetarización. Y la gente te sigue, porque a veces es agradable que te guíen, sobre todo cuando estás aterrorizado. Este es un evento histórico: no esta pequeña fiebre de Wuhan (cuyo origen exacto también debe explicarse, lo cual sigue siendo cuestionable) sino lo que nuestras élites carnívoras hacen con ella.

¿Cómo explicar el éxito de los discursos “declinistas” y la falta de reacción de su audiencia ante el colapso global? ¿Baudrillard y Muray son para ti simples lloriqueos?

Baudrillard y Muray son partes de los autores que me abrieron los ojos. Quienes supieron verbalizar la gran virtualización del mundo moderno y quienes a veces incluso demostraron una mediumnidad real a través de su simple intuición filosófica. Cuando hablo de lloriquear, en realidad me refería más a mi propia ambición como panfletista. ¿Por qué escribir después de aquellos que ya lo han anunciado todo? Quizás, a pesar de todo, porque mezclar tu voz con la de los demás puede crear algo. Fomente otros escritos. Escribir a toda costa para evitar que el significado se disuelva en el asombro. Los discursos declinistas son sin duda un medio de fertilizar las almas con un poco de podredumbre inteligentemente dosificada.

En esta estampida generalizada, se nota que el arte (especialmente el cine) ya no es capaz de dar cuenta de su tiempo. ¿Por qué?

Creo que en la poshistoria tal como la vivimos, el arte lucha por ser otra cosa que algo degenerado. Desde el momento en que la obra de arte fue capaz de reproducirse a sí misma, ya sea mediante la impresión o la digitalización, hubo una especie de distorsión de lo real por el arte, que produjo el mundo en el que vivimos. Como dice el filósofo Yves Michaux, vivimos en un mundo donde todo se ha convertido en arte y donde, por tanto, el arte no es posible. La separación entre el objeto y su imagen se ha roto, agotada por la capacidad de reproducción. Entonces solo hay imágenes de imágenes, autorreferenciales que automatizan el proceso artístico y desdibujan la inspiración. Esta es la era del “mismo” querido por Internet. Si el cine ha sido profético y brillante desde la prehistoria, poco a poco se ha convertido en una especie de romance feudal que ya no experimenta nada. Las películas más radicales y bellas se rodaron antes de la década de 1980. Hoy, quizás también porque el sistema de producción se ha vuelto más complejo debido a las nuevas limitaciones técnicas y económicas, el cine ya no tiene solo historias que contar. En mi opinión, el arte no debería contar historias. Tiene que profetizar. Debe luchar por la Verdad. Todas estas películas y series de entretenimiento basadas en diálogos o psicologizaciones artificiales de personajes me parecen absolutamente ineptas. Salvo por supuesto algunos últimos grandes autores, como David Lynch o Lars Von Trier. O algunos artistas visuales que ofrecen al menos una experiencia sensorial, como Gaspar Noé. Pero la cosecha es muy mala.

¿Philip K. Dick es el último profeta de nuestro tiempo?

Philip K. Dick es una anomalía. Es uno de esos escritores atravesados ​​por algo divino y que han tenido un conocimiento previo, no del futuro, sino del presente, que seguramente es aún más insoportable. Como otros antes que él – citaré a Leon Bloy – vio la superposición de nuestra “flecha”, tiempo causal, un tiempo escritural, un tiempo bíblico, que es el verdadero tiempo de la metamorfosis y de los ciclos cósmicos. Toda su vida ha luchado por domar sus visiones, por domarlas con la ayuda de la literatura especializada, la ciencia ficción. Pero lo real, como dirá más adelante en su Exégesis, es la teología pura. Parece una especie de Padre de la Iglesia encarnado en la piel de un escritor de ciencia ficción californiano, con todas las contradicciones y delirios esquizofrénicos que esta convivencia puede engendrar. Entonces sí, 100% profeta. El mundo no ha terminado de parecerse a sus novelas.

Fuente: http://rebellion-sre.fr/entretien-avec-marc-obregon-le-pouvoir-biopolitique-voudrait-presque-nous-interdire-de-mourir-pour-asseoir-son-emprise-sur-notre-existence/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.