Crónica de los nuevos tiempos (1)

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Es probable que el año 2020 sea recordado como el año del gran cambio. Todo el mundo tiene la sensación de que llevamos más de 8 meses viviendo en un período sin precedentes de fin de la posmodernidad. Cada día que pasa tiene su parte de angustia, restricción y locura. ¿Quién podría haber previsto tal aceleración de la historia, tal parodia de la ciencia ficción, tal pastiche de la peor cinta de Holywood? Máscaras, prohibiciones, controles, números, curvas, naufragios económicos, miedo, propaganda y sumisión se han convertido en nuestra más oscura vida cotidiana. ¿Cómo podemos mantener la cabeza fría en estas circunstancias? Es muy difícil separar lo verdadero de lo falso entre los reflujos y flujos de información guiada y manipulada.

Frente a todo esto, ahora mismo, sin embargo, es posible extraer algunos elementos indiscutibles que debemos tener en cuenta:

1- El control de las poblaciones por el miedo es un fenómeno psicológico importante.

2 – El poder de los medios oficiales es inigualable. Nos han vendido durante años la muerte de la televisión y sus capos. Evidentemente no es así.

3- La sumisión del mayor número es una realidad. Omitirlo o negarlo sería un trágico error.

4- La sociedad francesa está más fragmentada que nunca. El egoísmo reina supremo. Actualmente no hay nada que permita la coagulación alrededor de un elemento catalizador.

5 – El Estado bloquea meticulosamente las discusiones y los viajes. La policía y el ejército son más obedientes que nunca.

6- El juego político democrático y parlamentario acaba de colapsar. No se muestra oposición de ningún partido. Los últimos gogos (crédulos) que todavía podían creer que existía la posibilidad de que surgiera un partido de masas solo tienen sus ojos para llorar.

7- Somos el objetivo. El Estado no tiene ningún deseo de luchar contra el islamismo radical o la ultraviolencia en los suburbios. Son los pequeños blancos de las clases medias los que deben desaparecer, los chalecos amarillos originales.

Una vez dicho eso, ¿qué queda? La desesperación en la política es una absoluta tontería, escribió Charles Maurras.

Estamos jugando un juego nuevo. Por supuesto, las reglas han cambiado drásticamente. Esto es nuevo. Pero el juego continúa. Simplemente tendremos que inventar nuevas formas de acción.

Los tiempos son emocionantes, asegurémonos. Todos pueden ver que el caos está en nuestra puerta. El terrorismo, la delincuencia ultraviolenta, las restricciones a las libertades se acumulan. Estos sucesivos y distintos choques pueden constituir, si somos conscientes de ello, el famoso imprevisto de la historia, querido por Dominique Venner.

Mantengamos la cabeza fría y la lucidez. Ahora mismo no tenemos las cartas adecuadas en la mano. Seamos pacientes. En la nueva situación, el juego bien podría cambiar. Entonces será el momento de destruir nuestro juego y derrotar a nuestro oponente.

Guillaume Le Carbonel

Fuente: http://rebellion-sre.fr/chronique-des-temps-nouveaux-1/

Laisser un commentaire

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.